El juez Serrano denuncia falta de «imparcialidad» en el TSJA

«En Sevilla entendemos que un niño que quiere estar en una procesión es más que un capricho», ha señalado esta mañana.

El juez de Familia Francisco Serrano, condenado a 10 años de inhabilitación de su cargo por modificar el régimen de visitas de unos padres divorciados para que un menor de 11 años pudiese salir en una procesión de Semana Santa, ha asegurado que "el Estado de derecho y la propia justicia han truncado las garantías de independencia e imparcialidad de los jueces".

El juez, en una rueda de prensa ofrecida esta mañana en la que se ha limitado a leer un escrito, ha comparado su caso con el de Marta Domínguez, implicada en 2010 en una investigación de dopaje de la que fue exculpada. Serrano ha afirmado que se da por cierto lo que en otras ocasiones, refiriéndose al caso de Domínguez,  "se han considerado meras conjeturas, suposiciones, rumores, chismorreas y habladurías". El magistrado explica así que "se da por probado lo que piensa una mujer de lo que ha podido pasar en un juzgado en el que no se encontraba".

Serrano, que ha comunicado que tras su condena comenzará una carrera como abogado, ha afirmado que, con la intención de justificar la resolución de prevaricación dolosa por la que finalmente ha sido condenado, "esos tres magistrados [refiriéndose a los jueces del Supremo] alteran los hechos declarados probados en la sentencia".

Serrano ha denunciado una caza de brujas por parte del "lobby de la violencia de género" quien, según el magistrado, desde hace años se planteó el objetivo de expulsarlo de la carrera judicial por su "pensamiento desviado en materia de violencia machista".

El juez alega que su decisión se amparó en que "concurrían las circunstancias de urgencia y necesidad" que prevé la ley y ha destacado que el artículo 158 del Código Civil que utilizó "carece de regulación" sobre los supuestos en que se puede aplicar.

La nota de prensa del TSJA

El pasado viernes el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía emitió una nota para explicar algunos aspectos de la condena a Serrano. El Alto Tribunal andaluz argumentó que la condena a Serrano es la mínima legal posible que establece el Código Penal para la actuación del magistrado, que prevé una pena de entre 10 y 20 años.

A Serrano le ha acompañado esta mañana su abogado, Miguel García Diéguez, quien en su intervención ha dicho que "lo que más llama la atención es que un tribunal de cualquier orden emita una nota de prensa para aclarar la sentencia"

El TSJA aclaró el viernes que la pena de prevaricación dolosa no se fundamenta en que entregara la tutela del menor a uno de los padres o que permitiera la asistencia del mismo a un acto de carácter religioso, sino por el conocimiento previo por parte del Juez de que otro juzgado tenía competencia sobre el asunto. El Alto Tribunal alega, además, que el magistrado no tenía urgencia y que no actuó de acuerdo a las normas al no escuchar, pudiendo hacerlo, a la madre del menor.

Un juez religioso

El juez Serrano se autodefine como una persona religiosa y cuando le preguntan sobre cómo lo está pasando responde: "Yo estoy convencido de que Dios no nos va a abandonar". El magistrado es miembro de una cofradía de Sevilla.

Uno de los argumentos usados por el depuesto juez para actuar como lo hizo es precisamente este, la empatía que sintió con el menor. "En Sevilla entendemos que un niño que quiere estar en una procesión es más que un capricho", ha señalado esta mañana.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...