El ILEC apoya la eliminación de símbolos religiosos en la municipalidad de Necochea – Argentina

Hemos tomado conocimiento del Expediente Nº 2775/13, elevado a las autoridades municipales y al Honorable Concejo Deliberante con el propósito de anular toda simbología religiosa en el ámbito de organismos públicos relacionados directamente con la Municipalidad de Necochea.

El ILEC, el Instituto Laico de Estudios Contemporáneos, es una organización sin fines de lucro, cuyo objetivo es la difusión del Libre Pensamiento en general y del Laicismo en particular. Instalado en Necochea desde el año 2012, promueve entre sus fines la libertad de conciencia además de la no imposición de las normas y valores morales particulares de ninguna religión o de la irreligión. El laicismo es distinto del anticlericalismo en cuanto no condena la existencia de dichos valores religiosos.

Atento a sus principios, no puede quedar en una actitud indiferente o en oposición al petitorio realizado por Expediente referido; por propia experiencia en otros hechos sociales vinculados a nuestros actos y en concordancia a las exigencias de una sociedad en permanente cambio y exigente en sus libertades sabemos que el cambio requerido traerá un elemento de unión y concordancia hacia todos sus componentes.

Por lo expresado, traeremos a colación ciertos conceptos e ideas para dar sustento a nuestro apoyo.

El Estado en su configuración jurídica y política tiene como herramienta a la laicididad, esa disposición organizativa parte al ser considerada como factor social y no meramente estatal, la laicidad se fundamenta en la actuación entre Estado e Iglesia, su origen histórico es el dualismo cristiano formulado por Jesús en la frase evangélica “Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios” (Mt. 22, 21).

Recordemos que el laicismo es la corriente de pensamiento sostenida en más de una oportunidad por movimientos políticos afines que hacen prevalecer en sus plataformas a una sociedad organizada aconfesionalmente, tal concepto está directamente referido a su organización independiente y ajena a las confesiones religiosas de cualquier naturaleza dogmática.

Cuando nos referimos al calificativo del estado “laico” nos referimos a un Estado no confesional, teniendo presente que el término “laico” proviene del idioma griego y cuyo significado es “alguien del pueblo”, el inicio de tal definición lo encontramos en la separación entre las instituciones del Estado y de la Iglesia que sucedió en Francia a fines del S.XIX y cuya estructura ideológica se la   vincula a La Ilustración y a la Revolución Liberal.

Un acontecimiento político que debemos resaltar es el hecho que durante siglos la encargada de organizar moralmente a la sociedad ha sido la Iglesia, en su rol de oficial, a través de su tradición pero construyendo esa influencia en forma dogmática y no por líneas fundacionales de los Estados modernos que son sus acuerdos, convenios y leyes, no confesionales, tal definición “no confesionales” está directamente unido al concepto que tales acuerdos, convenios y leyes son discutibles y revocables , en pocas palabras  voluntarias y acordadas.

En ninguna de sus normas constituidas o en general, en su “corpus”, hallaremos oposición al mundo religioso, no excluye ni persigue las creencias religiosas, es reabundante reiterar el concepto que en un marco institucional secular no hay exclusiones religiosas y si normativa que impone la protección entre las distintas creencias, así se construye un Estado Laico, el fundamento de tal proceder lo encontramos en el concepto ético que todas las creencias religiosas son acogidas con respeto y no existe la intencionalidad del Estado en imponer una sobre las obras; ahí encontramos también la pluralidad de creencias.

El porqué, lo hallamos en la mismísima Declaración de los Derechos Humanos, que establece y norma: la libertad religiosa no puede prevalecer sobre la libertad de conciencia.

Por eso es tan claro el rol del laicismo en el Estado, separa las aguas de tal forma que nadie es excluido pero también nadie es confundido, la claridad de sus ideales así lo exigen.

Más de una vez y no solo en la frase ya citada (Mt.22, 21) Iglesia y Estado en su accionar referido a este tema han coincidido y han acercado sus necesidades como una unidad, recordemos el discurso de Nicolás Sarkozy en la Basílica de Letrán en Roma cuando propuso un “laicismo positivo” el cual establecía ciertas definiciones y conductas de la religión ante la sociedad civil, Benedicto XVI también abogaba por una compresión más abierta en las relaciones Estado-Iglesia.

Es que la modernidad de los acontecimientos así lo exigen, modernidad impuesta a velocidades sociales que demandan una y otra vez comprensión entre todos y sus actos, dado que en esa modernidad el entrecruzamiento social es permanente pretendiendo reflexión de los conductores ya sean políticos, religiosos o sociales, la laicidad de los actos resaltan la importancia de los mismos y le otorga la imparcialidad necesaria para el diálogo de todos con todos.

Recordemos que“el laicismo pretende lograr distintos fines pero todos relacionados con un principio rector que le otorga origen: el Libre Pensamiento”  (Sic)Fuente:Laicismo y Clericalismo –Manuel S. Ochandio –Ediciones IML.

Resumiendo nuestros conceptos, podemos reafirmar la idea que el Laicismo no exige oposición ni negación a dogma alguno, al contrario en base al reconocimiento de la existencia de diferentes dogmas, de diferentes creencias, de diferentes ideologías construye su accionar al si pretender, a través de la discusión filosófica del tema, que haya concordancia y reglas claras entre los hombres.

La petición a la que se hace referencia puede verse en:

Piden eliminar símbolos religiosos en Necochea (Argentina)

Simbolos Necochea

Archivos de imagen relacionados

  • Simbolos Necochea
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...