El gobierno de Lula arremete contra la iglesia católica por sus críticas al condón

«La Iglesia está equivocada al insistir en que el preservativo no protege (contra el contagio del virus del sida), y puede estar cometiendo un crímen más contra la Humanidad», afirma una nota oficial del Ministerio de Salud divulgada hoy

La polémica en torno a la posición del Vaticano contraria al uso de preservativos para evitar el sida asumió hoy dimensiones políticas en Brasil, donde el gobierno del presidente Luiz Inacio Lula da Silva criticó duramente, por primera vez, a la poderosa Iglesia católica loca

La Iglesia está equivocada al insistir en que el preservativo no protege (contra el contagio del virus del sida), y puede estar cometiendo un crímen más contra la Humanidad», afirma una nota oficial del Ministerio de Salud divulgada hoy por la prensa.

El detonante de la polémica fue la actitud de la Arquidiócesis de Río de Janeiro, que en noviembre recurrió a la Justicia para intentar impedir la divulgación de una publicidad televisiva destinada a estimular el uso de los preservativos, elaborada por Organizaciones No Gubernamentales (ONGs).

La Arquidiócesis pidió al Ministerio Público que investigue además si las entidades que luchan contra el sida están informando a la población «sobre los riesgos de contaminación y las fallas en los métodos (de prevención) utilizados».

La ofensiva de la Iglesia católica llevó a un «contraataque» del gobierno, a través del coordinador del Programa de Sida del Ministerio de Salud, Alexandre Granjeiro. «Habíamos optado por no polemizar con la Iglesia. Pero, si ahora la Iglesia hace una campaña pública, tenemos que garantizar el derecho de la sociedad de debatir el tema en forma democrática e informar a la población», dijo Granjeiro.

Según el funcionario, «si la Iglesia lanza el debate de la prevención desde el punto de vista dogmático, está llamando a la sociedad para debatir la cuestión, por lo que no tiene cabida utilizar instrumentos jurídicos para censurar el debate».

EL POLÉMICO VIDEO
El video que motivó la polémica sólo fue exhibido hasta ahora una vez, en un programa televisivo difundido el 9 de noviembre pasado, cuando fue lanzada la campaña titulada «Pecado es no usar (preservativos)».

En la pieza publicitaria de 57 segundos, las ONGs recuerdan que la Iglesia católica «tardó siglos» en pedir perdón por la Inquisición, y que «tardó décadas» en disculparse ante los judíos por su posición pasiva frente al genocidio perpetrado por el nazismo.

Al mismo tiempo, la propaganda presenta imágenes de instrumentos de tortura utilizados durante la Inquisición y de cadáveres de judíos asesinados en los campos de exterminio nazis, y concluye con una pregunta: «¿Cuanto tiempo pasará hasta que la Iglesia pida disculpas a los enfermos de sida?».

La campaña es una respuesta directa a las declaraciones del presidente del Consejo del Vaticano para la Familia, el cardenal colombiano Alfonso López Trujillo, quien sostuvo que los preservativos no son una forma segura de evitar el sida.

IGLESIA BRASILEÑA: CONDON ES EL MAL MENOR
Pese a la acción de la Arquidiócesis de Río para impedir la difusión de la pieza publicitaria, la posición de López Trujillo nunca recibió apoyo claro de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB), la máxima entidad católica del país.

En un comunicado reciente, la Pastoral de la Familia de la CNBB sostuvo que la mejor defensa contra el sida «es la castidad», pero admitió que el uso de preservativos constituye «un mal menor» ante la epidemia de sida que ataca el planeta.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...