El Gobierno advierte a los obispos de que «nadie puede vulnerar la ley»

Ante la campaña de la Conferencia Episcopal instando a los padres católicos a que sus hijos no sean instruidos en los derechos cívicos y humanos de Educación para la Ciudadanía, la vicepresidenta Mª Teresa Fernández de la Vega ha vuelto a advertir que “la ley es igual para todos y nadie la puede vulnerar”.

 

La vicepresidenta recordó ayer, en su comparecencia ante los medios tras el Consejo de Ministros, que “no se puede objetar contra la Educación para la Ciudadanía como no se puede objetar contra las matemáticas o la lengua”.


“No hay motivos”
De la Vega señaló que tampoco entiende cómo los obispos se oponen a algo en lo que Gobierno, educadores y padres se han puesto de acuerdo. Explicó que “no hay motivos” para ese llamamiento a incumplir la ley ya que “el programa es impecable, como el que tienen la mayoría de los países europeos, destinado a difundir una convivencia pacífica”.


“Ni adoctrina ni imparte moral”
En este sentido, fuentes del Ministerio de Educación insisten en que la asignatura “ni adoctrina ni imparte moral”, como asegura la Conferencia Episcopal. De hecho, los libros de texto ya disponibles para la asignatura están editados por la editorial de origen marianista SM, que también edita el material de los colegios religiosos, y por Santillana. Los dos manuales recogen la Declaración Universal de los Derechos Humanos y los valores recogidos en la Constitución español como ejes de la asignatura.


Impartida por funcionarios
En cuanto a los encargados de impartir la materia, recuerdan que será impartida por los funcionarios, es decir, maestros o profesores de ciencias sociales-filosofía, según sean centros de primaria o secundaria respectivamente, así como por el profesor designado por el director en caso de centros privados religiosos. La asignatura ya se imparte, con contenidos similares, en 19 países europeos.


No al monopolio moral
La actitud de los obispos no sólo está causando estupor en el Gobierno, sino también en otras formaciones políticas y buena parte de los propios colectivos católicos, entre otros de la FERE (Federación Española de Religiosos de Enseñanza), que defienden la asignatura. El coordinador general de Izquierda Unida (IU), Gaspar Llamazares, ha denunciado que “la cúpula de la Iglesia católica sigue considerando de forma anacrónica que tiene el monopolio de la educación moral y cívica de nuestros hijos en nuestro país, nada más alejado de la realidad en un Estado aconfesional como el nuestro, tal y como marca la Constitución”.


“Tomar nota”
El máximo responsable de IU insta al Ejecutivo “a tomar nota” de esta actitud, sobre todo “a aquellos que acordaron con total falta de transparencia el nuevo sistema de financiación religioso”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...