El Gobierno aclara a IU que no condecora a santos, cristos ni vírgenes, sino a las cofradías como entidades jurídicas

El Gobierno miente con esa respuesta a IU pues como puede verse en la imagen que reproduce la Orden por la que el ministro del Interior concedió la Medalla al Mérito Policial a la Virgen del Amor, es a esa virgen y no a la cofradía a quien se entrega la medalla. Además el Gobierno incumple la propia ley que regula estas medallas ya que ni las imágenes, ni las cofradías han muerto en acto de servicio, o con mutilaciones y heridas graves, ni han dirigido o realizado actuaciones policiales extraordinarias,.. que son las condiciones legales que indica la ley (ver al final el texto legal). Europa Laica sigue pendiente de la resolución del último recurso en el Tribunal Supremo sobre esa concesión ilegal.

El Gobierno ha aclarado al coordinador general de Izquierda Unida (IU) y portavoz adjunto de Unidos Podemos, Alberto Garzón, que no condecora a santos, cristos ni vírgenes, sino a las correspondientes cofradías como entidades con personalidad jurídica propia.

Garzón pedía explicaciones por las numerosas distinciones a santos, cristos, vírgenes y demás representaciones religiosas que el Ejecutivo de Mariano Rajoy ha otorgado; una de las más polémicas la que realizó en 2014 el ex ministro del Interior Jorge Fernández Díaz, quien condecoró con la Medalla de Oro al Mérito Policial a la Vírgen del Amor.

Pero un año antes, en 2013, Fernández Díaz ya había concedido la Gran Cruz de la Orden del Mérito de la Guardia Civil a la Virgen del Pilar, y un año después, en 2015, distinguió con la Cruz de Plata de la Guardia Civil a la Santísima Virgen de los Dolores.

ZOIDO ENTREGÓ MEDALLA AL PATRONO DE LA LEGIÓN

Esta «costumbre», según denuncia Garzón, ha proseguido en esta legislatura. De hecho, hace unos meses, el actual titular de Interior, Juan Ignacio Zoido, entregó una medalla policial a la Cofradía del Cristo de la Buena Muerte, patrono de la Legión.

El diputado de IU considera que la «moda» del Gobierno del PP de conceder medallas y condecoraciones a «seres inanimados del santoral católico supone un quebranto del carácter aconfesional del Estado que recoge la Constitución.

«No sólo no se discrimina, que no ven a sus referentes condecorados, sino que se cae en algo tan poco razonable como adjudicar méritos mundanos a meras representaciones religiosas, dejando fuera de estas distinciones a miles de hombres y mujeres que trabajan cada día por mejorar la seguridad de todos», se queja.

¿CONTINUARÁN ESTOS RECONOCIMIENTOS?

Así las cosas, Garzón preguntaba al Gobierno, entre otras cuestiones, si consideraba que las vírgenes y los cristos «atesoran méritos reales» a la hora de lograr «un país más seguro», y si preveía continuar con esta práctica de reconocimiento «idolátrico» al santoral católico.

En su escueta contestación, el Ejecutivo se limita a señalar que «los destinatarios últimos de las condecoraciones son las distintas Cofradías que hay en nuestro país y que tienen personalidad jurídica propia».


Ley 5/1964, de 29 de abril, sobre condecoraciones policiales

Artículo quinto.- Para conceder la Medalla de Oro o de Plata al Mérito Policial, según los casos, será preciso que concurra en los interesados alguna de las condiciones siguientes:

  1. a)   Resultar muerto en acto de servicio o con ocasión de él, sin menoscabo del honor; ni por imprudencia, impericia o accidente.
  2. b)    Resultar con mutilaciones o heridas graves de las que quedaren deformidad o inutilidad importante y permanente, concurriendo las mismas condiciones señaladas en el párrafo anterior.
  3. o)   Dirigir o realizar algún servicio de trascendental importancia, que redunde en prestigio de la Corporación, poniendo de manifiesto excepcionales cualidades de patriotismo, lealtad o abnegación.
  4. d)   Tener una actuación ejemplar y extraordinaria, destacando por su valor, capacidad o eficacia reitera­da en el cumplimiento de importantes servicios, con prestigio de la Corporación.
  5. e)    Realizar, en general, hechos análogos a los expuestos que, sin ajustarse plenamente a las exigencias anteriores merezcan esta recompensa por implicar méritos de carácter extraordinario.
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...