El fiscal pide la absolución del arzobispo de Granada acusado de acoso a un cura

El primer proceso de la historia a un prelado español, visto para sentencia

La Fiscalía solicitó ayer la absolución del arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, en el juicio en su contra por presuntas injurias, calumnias, coacciones, acoso moral y lesiones a un sacerdote, y que quedó visto para sentencia. El fiscal calificó el proceso como "insólito y único", y argumentó que la actitud del prelado sólo responde a "una actitud disciplinaria dentro de una organización, que en ningún caso pudiera valorarse en la jurisdicción penal".

La Fiscalía solicitó ayer la absolución del arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, en el juicio en su contra por presuntas injurias, calumnias, coacciones, acoso moral y lesiones a un sacerdote, y que quedó visto para sentencia. El fiscal calificó el proceso como "insólito y único", y argumentó que la actitud del prelado sólo responde a "una actitud disciplinaria dentro de una organización, que en ningún caso pudiera valorarse en la jurisdicción penal". Para el Ministerio Público, el arzobispo podía destituir al sacerdote querellante y ex archivero de la catedral, Javier Martínez Medina, ya que el cargo que ocupaba éste era "de confianza".

El arzobispo reclamó ayer ante el tribunal su inocencia: "Nunca he querido hacer daño a nadie y sólo pretendo gobernar bien la Iglesia", alegó. Durante la vista oral, una perita psicóloga aportó un informe del ex canónigo que pone de manifiesto cómo éste presenta una "sintomatología compatible con el acoso laboral".

Las desavenencias entre el prelado y el ex canónigo tienen su origen en la vinculación del segundo con CajaSur, la entidad que financiaba la mayoría de los proyectos culturales del Arzobispado de Granada, al frente de los cuales estaba Martínez Medina.

El actual arzobispo llegó a Granada procedente del Obispado de Córdoba, donde mantuvo una guerra abierta contra el ex presidente de CajaSur, Miguel Castillejo, por lo que tras ocupar su cargo en la diócesis granadina, intentó romper todos los vínculos con la caja de ahorros y con las personas vinculadas a ésta, entre ellas el ex archivero Martínez Medina. Tras su destitución como archivero, el arzobispo pidió a Castillejo que detuviera "sin dilación" la publicación de un libro sobre la catedral, escrito por Martínez Medina. Durante su enfrentamiento público, Martínez reprochó a Castillejo la "escandalosa" póliza de 2,9 millones de euros que le garantizaba una renta vitalicia; le acusó de "intoxicar" de forma permanente y denunció sus "pactos" con el Partido Popular.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...