Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

El experimento definitivo para poner a prueba la homeopatía de Richard Dawkins

Esta es una traducción libre del artículo A Design for a Definitive Experiment to Test Homeopathy, por Richard Dawkins, publicado originalmente en el Volumen 45 # 6 de Skeptical Inquirer, en su edición para Noviembre/Diciembre 2021.

Es posible que usted se empeñe en defender el remedio “alternativo” de sus afectos —hierbas medicinales, acupuntura, medicina tradicional china, curas tribales de brujos— lo que sea. Si la evidencia lo apoya, el remedio de sus afectos merece ser aceptado por la medicina ortodoxa. Pero la homeopatía está en una clase propia. No sólo no funciona, sino que —con una reserva que se introducirá más adelante— no puede funcionar. O, poniéndolo en su forma más suave, si la homeopatía es su charlatanería personal favorita, va a tener que doblegarse mucho más que para cualquier otra rama de la medicina alternativa.

Los homeópatas creen que la eficacia aumenta cuanto más se diluye el supuesto ingrediente activo. Ellos miden la dilución en una escala logarítmica llamada C. 30C —que se recomienda como una dosis buena y eficaz— corresponde a una dilución de una parte en 10-60. El difunto James Randi calculó que esto equivale a una molécula del ingrediente activo en un volumen de agua igual al volumen del sistema solar. En otras palabras, no hay ningún ingrediente activo.

Los críticos suelen decir que no hay buenas pruebas de que la homeopatía funcione. Pero eso es un error. ¿Qué aspecto tendrían esas pruebas? ¿Cómo podría ser? Tendría que haber un ensayo de control a doble ciego en el que los pacientes fueran tratados con la dosis homeopática o con una sustancia de control, por ejemplo, agua. Dado que tanto la dosis experimental como la de control son idénticas —agua—, el experimento no puede arrojar un resultado positivo. Con la reserva mencionada, se deduce que no puede haber pruebas a favor de la homeopatía.

En realidad, ni la dosis experimental ni la de control son agua pura. A los niveles de dilución de los que estamos hablando, ambas dosis contienen trazas no sólo del supuesto ingrediente activo, sino también de todo lo demás, incluida la orina de Oliver Cromwell. Tales conclusiones se desprenden del siguiente cálculo conocido (no estoy seguro de quién lo hizo por primera vez, pero lo saqué de The Unnatural Nature of Science de Lewis Wolpert): Hay muchas más moléculas en un vaso lleno de agua que vasos llenos de agua en el mundo, incluido el mar. Lo mismo ocurre con las vejigas. Así que cada vez que tomas una taza de café, probablemente estás ingiriendo un componente de la orina de Cromwell (o alguna vez fue fue aspirado en el tronco del último mastodonte, o circuló en la sangre de Cristo, etc.).

He dicho que hay una reserva. Los homeópatas tienen una salida, o creen tenerla. El agua está dotada de “memoria”. Cuando los homeópatas preparan un medicamento, no se limitan a diluirlo varias veces. Lo someten a sucusión — una agitación especial y ritualizada. La sucusión tiene lugar en cada una de las etapas de la dilución. La forma molecular del principio activo se imprime de algún modo en el agua y se reproduce, por sucusión, en toda el agua de las siguientes diluciones. Nadie sabe cuál es el mecanismo real de la memoria del agua. Si existe, es algo totalmente desconocido para la ciencia. No es imposible. El homeópata que lo demostrara ganaría no sólo el Premio Nobel de Medicina, sino también el de Física. Uno pensaría que con tan deslumbrantes incentivos, todos se afanarían en demostrar, de una vez por todas, la memoria del agua. En lugar de eso, lo único que hacen es contar anécdotas sobre pacientes que se recuperaron — como probablemente habrían hecho de todos modos.

Ni siquiera tienen que hacer la física. Un ensayo puramente médico bastaría para demostrar, con cualquier nivel deseado de confianza estadística, que la homeopatía realmente funciona. No es difícil preparar el experimento necesario. Aquí está mi diseño.

Toma un número N (cuanto más grande mejor) de pacientes que sufran una dolencia que los homeópatas coincidan en que se puede curar con alguna poción concreta cuando se diluye al nivel de 30C. Si es posible, divida a los pacientes en pares: mismo sexo, edad más o menos similar, etc. No es esencial que las parejas coincidan, pero aumentan las posibilidades de obtener un resultado positivo. De manera aleatoria, un individuo de cada pareja recibirá la dosis de control y el otro la homeopática. Por supuesto, los pacientes no deben saber qué dosis reciben, ni tampoco los médicos, los homeópatas, las enfermeras o cualquier otra persona que entre en contacto con los pacientes. Los conocimientos se guardan en forma de códigos numéricos secretos a los que nadie tiene acceso hasta que el experimento llega a su fin predeterminado.

Este es el procedimiento estándar de doble ciego. Resulta que he elegido un diseño de pares coincidentes, pero otros diseños también funcionarían bien. Ahora, sin embargo, la concesión especial a la teoría de la sucusión homeopática. Es laborioso pero necesario. Cada paciente debe tener su propia dosis completamente succionada. El agua de control debe ser succionada exactamente de la misma manera que el agua homeopática. La única diferencia es la pequeña cantidad de sustancia —o de agua— que se añade al principio del procedimiento. ¿Por qué cada paciente debe tener su propia dosis succionada por separado? ¿Por qué no preparar una gran cuba de agua succionada homeopáticamente que se sumerge para la mitad de los pacientes y otra gran cuba de agua succionada de control que se sumerge para la otra mitad de los pacientes? Porque puede haber una diferencia entre las cubas, su temperatura, su proximidad a la ventana, tal vez haya caído un insecto en una de ellas, tal vez la sucusión haya sido ligeramente diferente; no importa qué. Si el procedimiento de sucusión se lleva a cabo por separado para cada paciente individual, no hay posibilidad de que se produzcan estos errores de confusión.

La sucusión en sí puede ser realizada por homeópatas profesionales, y pueden ser tan parciales como se quiera — ellos no tienen forma de saber si están succionando agua de control u homeopática. El juicio sobre si la salud de cada paciente ha mejorado también puede ser realizado por homeópatas profesionales o por médicos convencionales, cualquiera de los cuales puede ser parcial. No importa quién lo haga, ni cuáles sean sus prejuicios, mientras ni ellos ni nadie sepa qué dosis recibió cada quién. Nadie debe saberlo hasta que se rompan los códigos y se termine el experimento. El análisis estadístico revelará entonces si el tratamiento homeopático funcionó.

Este experimento no se ha realizado. Se han realizado otros experimentos, pero ninguno de ellos, que yo sepa, ha dado el paso crucial de succionar el agua de control y el agua homeopática por separado para cada paciente. Si este experimento se realiza correctamente y arroja un resultado positivo, me comeré mi sombrero — no sin antes quitármelo a la homeopatía.

Total
2
Shares
Artículos relacionados
Total
2
Share