El ex obispo pedófilo de Brujas: ‘No hubo penetración. Fue sin malicia’

El obispo emérito de Brujas Roger Vangheluwe, quien confesó haber abusado sexualmente de uno de sus sobrinos en los años sesenta, admitió este jueves que, en realidad, cometió ese delito también contra otro de sus sobrinos, en su primera aparición en público en los últimos meses, durante una entrevista en la televisión belga VT4.

Sus declaraciones han causado conmoción. Y es que, entre otras confesiones, apunta: "No hubo penetración. Fue sin malicia". El obispo emérito presentó su dimisión como obispo de Brujas hace un año, tras admitir los abusos sexuales a uno de sus sobrinos.

El papa Benedicto XVI, quien aceptó la dimisión del religioso el año pasado, le exigió el pasado fin de semana que siguiera una estricta "cura espiritual y psiquiátrica" para superar su problema, aunque, de momento, no le ha apartado de la Iglesia.

'Un simple juego'

"Cuando me tocaba hacer una visita a mi familia (en los años 60 y 70) en la casa no había muchas posibilidades de alojamiento, así que me metía en el dormitorio con todos mis sobrinos…entonces todo empezó como un simple juego, aunque no fue más allá, no se trató en absoluto de una violación y, desde luego, nunca hubo violencia sexual, aunque sí tocamientos de las partes íntimas. Tampoco estuve nunca desnudo en su presencia", comentó.

Al tiempo que nuevamente presentó sus disculpas, admitió que los tocamientos sexuales (a ambos sobrinos, entoces de 12 y 13 años) se produjeron "varias veces al año". "Al final, los tocamientos sexuales se convirtieron en una costumbre", aseguró esta tarde.

"No entiendo ni yo mismo cómo pudo ir tan lejos (los abusos). Sabía que lo que estaba haciendo no era bueno…creo que no tenía nada que ver con la sexualidad. Había bastante intimidad entre nosotros y sí hubo tocamientos de los miembros viriles, pero nunca hubo sexo violento", explicó el todavía religioso.

Una cura espiritual y psiquiátrica

Según las ediciones digitales de los rotativos flamencos 'Het Laatste Nieuws', 'De Morgen' y 'De Standaard', el castigo que el Vaticano impuso el pasado fin de semana a Vangheluwe, de 74 años, consiste en que el ex purpurado abandonara Bélgica para "curarse definitivamente" de su mal y que hasta tanto no lo haga, en principio no regrese al pequeño país del Benelux.

De acuerdo con la radio pública flamenca VRT, el ex obispo de Brujas se encuentra actualmente refugiado en un monasterio en la región francesa del Loira, cuyo nombre se desconoce.

Un caso polémico

El ministro de Justicia belga, Stefaan De Clerck, reclamó este jueves a la Iglesia que ponga fin a su comportamiento "irresponsable" respecto a este asunto.

La semana pasada, Bélgica se estremeció al conocerse que las investigaciones por el medio millar de casos denunciados de abusos sexuales a menores en el seno de la Iglesia Católica entre los años 60, 70 y 80 están a punto de terminar en la papelera, después de que fuentes judiciales admitieran que la mayor parte de esos delitos han prescrito o están a punto de hacerlo incluido el caso de Vangheluwe.

"Un día hizo una visita al colegio del Sagrado Corazón en Roeselare (Flandes) y en determinado momento, en privado, me pidió que me bajara los pantalones. Me empezó a tocar los genitales. Le pregunté que por qué lo hacía, y él me respondió que para comprobar si estaba 'en buena salud'", relató el primero de los sobrinos en cuestión, identificado con las iniciales H.J.

No obstante, el semanario flamenco 'Knack' informaba la semana pasada de que el caso de Vangheluwe y otros similares "quedarán en breve formalmente cerrados", según confesó el procurador del reino de Bélgica, Jean-Marie Berkvens. Por ello, no habrá proceso judicial nacional contra el ex purpurado, cuyo nombre se convirtió en "emblemático" de estas investigaciones.

A pesar de que los abusos cometidos por el ex obispo hayan prescrito, el Papa tenía facultad, como ha hecho este fin de semana, para imponer una sanción sin infringir el procedimiento judicial nacional de cualquier Estado de derecho, explica el experto en derecho canónico Rik Torfs, citado por el periódico 'Gazet Van Antwerpen'.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...