El Estado gastará 101 millones en el 2005 en profesores de Religión

Los docentes de catolicismo, más de 9.000 en toda España, absorben el 98,5% del presupuesto ? Sólo 7.816 protestantes y 4.800 musulmanes reciben actualmente clase oficial de sus credos

El Gobierno no tiene intención de suprimir las ayudas a la enseñanza de la Religión, y mucho menos a la católica. El Ministerio de Educación destinará durante el próximo curso 101,4 millones de euros (16.886 millones de pesetas) al pago de los docentes de los diferentes credos. La cantidad, prevista en los Presupuestos que se tramitarán en el Congreso de los Diputados, supone un aumento del 4,62% con respecto al 2004.

La Iglesia católica se llevará el 98,5% de esta partida millonaria. En total, se pagará un sueldo a 9.016 profesores, a razón de unos 82 euros la hora lectiva. Sólo 95 de estos docentes imparten el credo protestante y otros 40, el musulmán. Los responsables de estas confesiones han pedido que se aumente su personal en 51 y 180 profesores, respectivamente, para el 2006.

"A pesar de la demagogia que se viene haciendo, la docencia religiosa de evangélicos e islámicos es una anécdota. Como ciudadanos del Estado tienen los mismos derechos", sostiene Fernando Gurrea, subsecretario de Educación y Ciencia.

Números cantan: 3,1 millones de españoles reciben clase de catolicismo en la enseñanza pública mientras sólo lo hacen 7.816 protestantes y 4.800 musulmanes, según la cúpula de las diferentes confesiones.

DEMANDA ESCASA
"La demanda es escasa, ésa es la realidad. El Gobierno y las comunidades autónomas están dispuestos a atenderla y a pagarla, siempre que se reúna el requisito de un mínimo de 10 alumnos para asignarles un profesor, como se estableció en los pactos de Estado de 1995 con las religiones de notorio arraigo (protestantes, judíos y musulmanes)", advierte Gurrea.

Pero los judíos, unos 40.000 en España, prefieren organizarse en esta materia al margen del Estado, en casa y en las sinagogas que actúan a modo de escuela dominical.

"Tenemos a la gente muy dispersa, porque queremos que los alumnos estén integrados a todos los efectos. Esto dificulta poder formar grupos de 10 (lo que daría derecho a un profesor). Algunos padres consideran que con lo que enseñan a sus hijos en casa es suficiente", explica Mariano Blázquez, secretario de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE).

Este colectivo, que agrupa a 2.200 iglesias y dice contar con 350.000 fieles en España, nunca ha defendido que la asignatura de Religión sea evaluable. También se oponía a la alternativa de Historia de las Religiones que proponía el PP, por estimar que carecía de un enfoque neutral.

"Debe haber una mayor implantación de este profesorado, sobre todo en Andalucía, Catalunya, Madrid y Galicia, donde hay mayor presencia evangélica. El año que viene nos dirigiremos a todos los padres para que sepan que tienen esta opción", anunció Blázquez.

DÉFICIT ISLÁMICO
"Con los anteriores gobiernos del PP todo fueron trabas. Muchas veces no se les ofreció la posibilidad de esta clase a los padres y éstos, tras varios desengaños, ya no se lo toman en serio", denuncia Riay Tatary, secretario general de la Unión de Comunidades Islámicas de España (UCIDE).

Tatary pinta un panorama desolador sobre la enseñanza del culto que, con más de 600.000 fieles, es ya la segunda religión de España.

Según Tatary, el Estado sólo paga actualmente a 40 docentes para enseñar el Islam, la mayoría de ellos en Ceuta y Melilla. A tiempo completo, pero a marchas forzadas, logran atender a unos 4.800 alumnos. Todos en enseñanza primaria. "Hay una demanda en la etapa obligatoria de más de 60.000 escolares", asegura el responsable de UCIDE.

ESTUDIO EN CASA
Sólo en Catalunya, 1.500 familias con niños en enseñanza primaria reclamaron el pasado curso que se les impartiera clases de religión musulmana, pero la solicitud no fue atendida. Silencio desde el Ministerio de Educación.

Las comunidades musulmanas, que intentan reunir a unos 300 docentes en los próximos dos años, aseguran que la mayoría de su potencial alumnado estudia el credo en casa. "En algunas ciudades, como Madrid, agrupamos hasta a 220 alumnos en una clase. Pero los profesores los hemos tenido que sufragar nosotros", recuerda Tatary.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...