El director que no celebró el Día de la Virgen del Carmen: «Fue porque me siento humillado»

Richard Ermili es el director de la Escuela Nº4-130, quien decidió no conmemorar esta fecha, situación que se conoció en detalle a partir de una carta que elevó a la Dirección General de Escuelas. MDZ Online habló con él en San Raf

El viernes se conmemoró en las escuelas de Mendoza el Día de la Virgen del Carmen de Cuyo, incluida en el calendario escolar de acuerdo a su condición de Patrona de la Educación en la provincia, título que se le otorgó mediante un decreto el 30 de agosto de 1980.

En medio de un contexto de debate sobre la inclusión de imágenes y actos religiosos en las aulas y ante el reclamo de agrupaciones por la inclusión del concepto de laicidad en la futura ley de educación provincial, ésta celebración oficial no puede mantenerse ajena a la polémica.

Y esa polémica llegó con mayor fuerza desde San Rafael, donde Richard Ermili, director de la Escuela Nº4-130, decidió no conmemorar esta fecha, situación que se conoció en detalle a partir de una carta que elevó a la Dirección General de Escuelas (DGE), en la que alegó: “La ilegitimidad de la Resolución N°683-DGE-2012 resulta de su discordancia con la Constitución de la Provincia de Mendoza, que en su Art. 212º establece ‘Las leyes que organicen y reglamenten la educación deberán sujetarse a las bases siguientes: 1 – La educación será laica…’. Por su parte, la Ley Provincial de Educación N° 6970 ART. 4° – establece: ‘El estado garantiza: (…) c) la prestación de los servicios educativos, asegurando la obligatoriedad y estableciendo que los niveles y regímenes del sistema de gestión estatal deberán ser gratuitos y laicos”.

No obstante, agregó: “En subsidio de tal argumento, y en el hipotético pero improbable caso de errar en cuanto al derecho aplicable, expreso mi objeción de conciencia para disponer cualquier medida tendiente a tal conmemoración”.

MDZ Online estuvo con Ermili en San Rafael para conocer detalles de su reclamo y su opinión sobre el debate de la laicidad en las escuelas. La entrevista con el director fue el sábado, el mismo día de la celebración que cuestionó y que se resistió a concretar en la institución que dirige.

– ¿Concretamente, cuál fue tu pedido?

– Como director titular de una escuela secundaria, lo que hice fue decir que hago uso del derecho y del deber de no cumplir con órdenes manifiestamente ilegítimas, que surgen de la Ley de Procedimiento Administrativo, y dije que la orden de conmemorar la Virgen del Carmen de Cuyo es ilegítima, porque transgrede la Constitución y la Ley de Educación provincial, y después agrego que, por si estos argumentos no fueran correctos, no lo voy a hacer por una cuestión de objeción de conciencia, porque esto me humilla. Yo me siento humillado teniendo que rendir tributo a aquello en lo que no creo, y no solamente en lo que no creo, sino que estoy en contra, porque a mí me representa clericalismo, sometimiento, opresión, dictadura, me representa toda una moral represiva, así que en relación a estos actos que tienen una clara connotación religiosa estoy en contra y sufro de solamente tener que estar, y mucho más al tener que organizarlo como director. Esta es una falta, y me sorprende profundamente la imposibilidad de que ellos se pongan en el lugar del otro.

– En esto de armar un acto escolar, es claro que no es lo mismo que conmemorar a Sarmiento, por ejemplo.

– No es lo mismo que organizar un acto de Sarmiento, aunque estés en contra, claro, porque Sarmiento forma parte de la iconografía estatal, pero el Estado no es religioso, no debería serlo.

– ¿Cuál es la concepción de laicidad que debería imperar?

– De prescindencia absoluta de símbolos religiosos. Todas las escuelas son una sucursal de templos católicos, y te estoy hablando de todas las escuelas públicas de San Rafael, excepto una que no tiene nada. Todas las que he visto tienen vírgenes y crucifijos. ¿Qué entiendo por laicidad? Insisto con lo de prescindir, ni a favor ni en contra, y al mismo tiempo aclarar que mi idea de laicismo no es hacer una campaña antirreligiosa, más allá de que uno en lo personal pudiera hacerlo, pero eso es un campo de reserva, y en eso el artículo 19 de la Constitución me parece uno de los más bellos, porque establece claramente que aquellas cosas que no perjudican a un tercero están exentas de la mirada de los magistrados. Además, Argentina no se constituye solamente a partir de los valores católicos. La Argentina se constituye en el siglo XIX con valores liberales, con masones, después, a principios del siglo XX, con socialistas y anarquistas, y desde 1825 con presencia de protestantes, con colonias judías en Entre Ríos y otros lugares, y todo eso forma parte de la argentinidad, entonces, por qué poner solamente en valor las creencias del catolicismo, que, por lo demás, son altamente controvertibles.

– Pero tampoco creo que se trate de convertir las escuelas en espacios ecuménicos.

– No, para nada. Además, sería imposible, son cientos, tal vez miles de religiones. Solamente si tomáramos por igual todas las vertientes cristianas, ya tenemos una enormidad, pero no se agota en el cristianismo, tenés judaísmo, tenés islamismo, y después tenés otras convicciones profundas que no son religiosas y que deben ser absolutamente respetadas, formas de organizar la vida, concepciones del mundo. Así que tiene que la escuela tiene que ser prescindente, y en esa prescindencia hay un valor de fondo, que es el de la mutua tolerancia, el del interjuego de las tensiones de lo distinto. Yo sostengo que en el laicismo no hay un antivalor por no promover el desarrollo y el cultivar las propias ideas religiosas, sino que hay un valor que justamente es el de lo plural, de la libertad, la igualdad, la tolerancia mutua en aquellos aspectos que si bien son territorio de controversia son el interjuego de la vida comunitaria. Convengamos en que todos los templos están abiertos para una celebración de la Virgen, y si hipotéticamente hubiera una represión para que no se pudiera celebrar, yo estaría del lado de que ellos en sus templos pudieran hacerlo, pero por qué extender con tanta violencia simbólica sus ideas a toda la comunidad. ¿Acaso uno no puede estar en contra de los valores del papado, por ejemplo, y seguir siendo argentino? ¿Cuántos libertadores eran anticlericales?

– Disculpá que te pregunte esto más personal, ¿tenés hijos? Y, en todo caso, ¿cómo has manejado la situación en sus escuelas?

– Tengo dos hijos, y en todas las escuelas hemos presentado notas, pero no ven dónde está la discriminación, no lo entienden. Existe esa imposibilidad radical de ponerse en el lugar del otro, porque subsumen el bienestar con el catolicismo y las creencias mismas.

– ¿Cómo fue recibida esta propuesta de parte de la comunidad de San Rafael?

– De los padres de mis alumnos no he tenido ninguna respuesta, de algunos profesores he tenido objeciones, hoy me llegó una carta de una docente católica ofendida porque ella había organizado el Día de la Virgen del Carmen y se pregunta qué tiene de malo hacerlo, y en las redes sociales he tenido un apoyo contundente. Estamos muy cerca del día en que lo hice, pero de todas formas yo me resisto a que las cosas se analicen desde un punto de vista estadístico o de mayorías, la democracia tiene que ver con la voluntad de las mayoría, pero inescindiblemente con la racionalidad.

– ¿Y de la DGE qué te respondieron?

Nada. Hasta la fecha, nada. De todas formas, tengo grandes esperanzas a partir de que nos reunamos con la gente del colectivo La Hidra de Mil Cabezas y la Asociación Civil 20 de Septiembre para que organicemos acciones sociales y legales. Tengo una convicción profunda de que este estado de situación es insostenible, a pesar de que se hayan acostumbrado a que las cosas funcionen contra derecho, por más que se acostumbren a hacer este tipo de cuestiones que son particulares de una religión y obligárselas a hacer a todos.

Archivos de imagen relacionados

  • Ermili director Mendoza
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...