El Derecho al Aborto ayer y hoy: ¿cuestión de salud o de control social?

Sólo una cosa es más dolorosa que aprender de la experiencia, y es, no aprender de ella. Peter, Laurence Johnston.

La reproducción es uno de los ámbitos que se construye socialmente y se concretiza la identidad y la desigualdad entre hombres y mujeres. En la reproducción se expresan las formas de control sobre los cuerpos y la sexualidad propia del orden genérico existente. Según Teresa De Barbieri, “… las mujeres son su cuerpo que, a diferencia del cuerpo del hombre, tiene la capacidad de producir otro ser de su misma especie. Este hecho, que es una fuente de poder para las mujeres, ha generado la necesidad de controlar no sólo su capacidad reproductiva sino que también los otros ámbitos donde se realiza su corporalidad: la sexualidad y el trabajo.

Ante la aprobación de la nueva ley del aborto donde se restringe el derecho abortar, se han generado muchas respuestas. Mujeres de todo el país han alzado sus voces y hasta sus manos para intentar detener este retroceso en los derechos de la mujer. También algunas Asociaciones científicas como la SESPAS (Asociación Española de Salud Pública y Epidemiología) han lanzado comunicados manifestando su repulsa a esta nueva imposición del patriarcado sobre la salud de las mujeres y las consecuencias que esto tendrá sobre la salud pública. Numerosos medios de comunicación han lanzado declaraciones donde se habla de un retroceso a la España de 30 años atrás. Pero, ¿cuál era la situación hace 30 años? ¿Qué ocurría cuando el aborto era ilegal?

Años de lucha por el “Derecho a decidir”

En España el aborto ha estado prohibido y penalizado hasta 1985. Sólo en un breve periodo de tiempo en 1937, durante la II República, siendo la ministra Federica Montseny, el aborto fue una práctica legal en España. Sin embargo, el levantamiento franquista impidió su desarrollo y se volvió a prohibir.

En Octubre de 1976, son detenidas 11 mujeres en Bassauri acusadas, dos de ellas, de practicar abortos, y las demás de someterse a ellos. Las mujeres tomaron las calles de Bilbao para exigir su absolución.

Movimientos feministas de toda España realizaron campañas y movilizaciones para apoyar a “las 11 de Bassauri”. El juicio, que fue suspendido en varias ocasiones, se celebro en 1982, en el cual fueron todas absueltas y lo más importante es que la sentencia valoraba que las penosas situaciones sociales en las que las mujeres habían recurrido al aborto podían ser consideradas como atenuantes.

Después de todas estas movilizaciones, el gobierno de Felipe González se vio obligado a elaborar la primera ley del aborto de la democracia, la Ley Orgánica 9/1985. Esta ley no despenalizaba el aborto sino que lo hacía factible en tres supuestos: riesgo grave para la salud física o psíquica para la embarazada (el supuesto que se utilizaba en la mayoría de los casos), violación y malformaciones o taras físicas o psíquicas en el feto.

Aborto y Salud Pública en este período

Según las estadísticas españolas, que se ajustan a la clasificación internacional de enfermedades elaborada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), se produjeron 48 muertes por aborto inducido entre 1975 y 1979. Sin embargo, estas cifras son muy difíciles de determinar dada la clandestinidad de los casos y la escasez de registros. Según Ibañez y García Velasco, En su libro “La despenalización del aborto voluntario en el ocaso del s.XX” hablan de hasta 100000 abortos ilegales al año en aquella época. En 1974 la memoria del Fiscal del Tribunal Supremo hablaba de 300.000 abortos en aquel año. Esta cifra fue obtenida de comparaciones con otros países, que como Francia, habían tenido situaciones similares. A principios de los 80 el Movimiento de Mujeres y los grupos que practicaban abortos en la clandestinidad calculaban entre los 100.000 y los 150.000 anuales. Un estudio de Josune Aguinaga en colaboración con el Instituto de la habla de una incidencia de unos 105.000 casos de aborto anuales.

En un estudio realizado por R. Peiro, C. Colomer y Alvaret Dardet se manifiesta que entre 1974 y 1985, 204736 españolas se realizaron un aborto en Inglaterra, Gales o Noruega según los registros y sistema de estadísticas nacionales de estos países. Este estudio además establece que no hay una diferencias estadísticamente significativas con el número de abortos realizados de 1987 a 1995 (cuando el aborto se había legalizado en España).

Si llevamos la vista al último informe sobre IVEs del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad publicado hace unos días, en el 2012 el número de abortos totales ha sido de 112.390. Si lo comparamos con las cifras anteriormente dadas que sitúan los abortos realizados en los años 80 alrededor 105.000 por año, podemos ver que a pesar de la ilegalidad del aborto antes de la ley de supuestos las cifras absolutas no varían mucho.

Desgraciadamente, el cambio se observa en las cifras de mortalidad. Según Ibañez y García Velasco en 1976, entre 200 y 400 mujeres morían a consecuencia de abortos ilegales..

Hoy todavía, según datos ofrecidos por la Organización Mundial de la Salud, 46 millones de embarazos en el mundo terminan en aborto inducido cada año y casi 20 millones de ellos son inseguros (en malas condiciones higiénicas y son practicados por personal no capacitado), a consecuencia de los cuales mueren 67.000 mujeres al año y una de cada cinco de las mujeres que abortan sufre infecciones graves del tracto reproductivo, lo que hipotecará su fertilidad futura. Alrededor de 13% de las muertes relacionadas con el embarazo han sido atribuidas a complicaciones de abortos inseguros.

Aprender de la historia

Por lo tanto, podemos concluir que unas leyes más restrictivas en materia de aborto no disminuyen el número de abortos sino que aumentan el número de abortos inseguros, y con ello el número de muertes. Entonces ¿por qué promulgar una ley que no avanza nada en materia de derecho a la salud?¿Por qué no seguir avanzando en la historia hacia una mayor libertad de elección e información?¿Qué hay detrás de esta ley?

En los años 80, el Banco Mundial llevó acabo esterilizaciones en África y América Latina utilizando como excusa el control de la superpoblación. En una entrevista realizada a S. Federici comenta como en la sociedad capitalista, las políticas de población, sean esterilizaciones forzosas o criminalización del aborto, tienen en común el intento del Estado de erigirse en controlador del cuerpo de las mujeres y las condiciones en que se producirán niñas y niños. “El cuerpo es para las mujeres lo que la fábrica para los trabajadores asalariados varones: el principal terreno de su explotación y resistencia”

De esta manera, después de años de lucha, esta nueva ley llamada “Ley de Protección de la Vida del Concebido y los Derechos de la embarazada”, vuelve a expropiar el cuerpo de la mujer y a coartar su capacidad de decisión, valorando tan solo su capacidad reproductiva y obviando sus derechos como ser humano. De nuevo, la relegación de las mujeres a sus funciones de reproducción y maternidad. De nuevo, el cuerpo de las mujeres convertido campo de batalla. De nuevo a revivir la historia de las “11 de Bassauri” y a viajar a Londres a abortar.

Bibliografía utilizada:

(1) El trabajo doméstico entre obreras y esposas de obreros. México, Instituto de Investigaciones Sociales, UNAM, Mimeo, (1980).

(2)Concha Cifrian, Carmen Martínez Ten, Isabel Serrano: La cuestión del aborto. Ed. Icaria. Colección Ocho de Marzo, con la colaboración del Instituto de la Mujer. Barcelona 1986.

(3) Josune Aguinaga. El aborto en España: datos para la planificación de una política social. Instituto de la Mujer. 1982

(4) Sedgh, G., Henshaw, S., Singh, S., Ahman, E., & Shah, I. H. Induced abortion: estimated rates and trends worldwide. Lancet 2007; 370: 1338–45.

(5) Peiró R, Colomer C, Álvarez-Dardet C, Ashton JR. Does liberalization of abortion laws increases the number of abortions? The case study of Spain. Eur J Pub Health 2001;11(2):190-4

(6) Silvia Federici. Calibán y la bruja. Mujeres, cuerpo y acumulación originaria. Ed. Traficantes de sueños. 2004

aborto mundo

Archivos de imagen relacionados

  • aborto mundo
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...