Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.
Manifestación multitudinaria en París tras los atentados contra ’Charlie Hebdo’, el 11 de enero de 2015. / REUTERS / CHARLES PLATIAU

El derecho a cagarse en Dios

Descargo de responsabilidad

Los artículos de opinión o editoriales expresan la de su autor o medio, sin que la publicación suponga que el Observatorio del Laicismo o Europa Laica compartan lo expresado en el mismo. Europa Laica expresa sus opiniones a través de sus:

El Observatorio recoge toda la documentación que detecta relacionada con el laicismo, independientemente de la posición o puntos de vista que refleje. Es parte de nuestra labor observar todos los debates y lo que se defiende por las diferentes partes que intervengan en los mismos.

Un minuto y cuarenta y nueve segundos puede pasar rápido al ritmo de la música o lento al ritmo de las balas

Un minuto cuarenta y nueve segundos. Así se llama el libro de uno de los supervivientes, Riss, el director de la revista. Se suma este al de Philippe Lançon, llamado ‘El colgajo’ por la forma en la que le dejaron la cara los tiros, o a ‘Seguir dibujando’, de Corinne Rey, que firmaba sus dibujos como Coco: ella abrió la puerta de la redacción a los terroristas, a punta de fusil automático, y escuchó debajo de una mesa el resto de la historia. Horrendo.

Es relativo lo hiriente que es una blasfemia, lo gracioso que es un chiste, como el tiempo. ¿Cuántas veces ha logrado usted cagarse en Dios mientras los hermanos Said y Chérif lograban matar a doce? Un minuto y cuarenta y nueve segundos puede pasar rápido al ritmo de la música o lento al ritmo de las balas. Cuenta Riss en el libro que un año después del atentado volvió a la oficina desmantelada de lo que había sido la redacción y le sorprendió encontrar pocos agujeros de bala en el techo y las paredes: prueba de la precisión con la que Chérif y Said dispararon. De las ganas que tenían de acertar, aunque no supieran exactamente contra quién estaban disparando. 

¿Sabía contra quién estaba disparando la revista ‘Charlie Hebdo’ cuando mostró su solidaridad con los dibujantes daneses amenazados por el islamismo fanático? Lo sabía, por supuesto que sí. Como lo sabe Zorzal, la diminuta editorial que publica el libro de Riss, fundada por un matemático argentino que se ha cansado de las cosas que pasan en su país y se ha venido a vivir a Barcelona. También publica ‘El derecho a cagarse en Dios’, Richard Malka, donde se esclarece la forma en la que unos trazos en el papel en un país nórdico terminaron condensando el odio de un montón de fanáticos en algo menos de dos minutos de eficacia asesina.

Que los supervivientes de aquello escriban son pruebas de que el esfuerzo de los fundamentalistas por hacer callar a los blasfemos es estéril. Mirad, si no, la que hay montada en Irán tras 40 años de manipulación teocrática, y todo por el velo. Siendo tan idiota se puede vencer, no convencer.

Total
38
Shares
Artículos relacionados
Cuadro de la Inmaculada Concepción, de Murillo. / Museo de El Prado
Leer más

La absurda Purísima

Ni el gobierno más de izquierdas de la historia ha podido mover este festivo injustificable, que refleja una…
Total
38
Share