El cardenal Bertone tendrá que declarar por el uso de fondos del Bambino Gesú para su ático

Arranca el juicio contra los antiguos responsables de la Fundación del pediátrico del Papa

El cardenal Bertone tendrá que declarar dentro del proceso judicial que investiga la malversación de fondos de la Fundación Bambino Gesú para financiar la reforma de su famoso ático en el Vaticano. Así se ha desprendido de la primera jornada del juicio contra el ex presidente del pediátrico, Giuseppe Profiti, y al extesorero del centro, Massimo Spina, que hoy se ha prolongado durante dos horas y que se retomará en septiembre.

Profiti, al que Bertone nombró presidente del hospital en 2008, ha dijo que los 422.000 euros de fondos de la fundación del hospital utilizados para remozar la casa de Bertone fueron una inversión porque pensaba utilizar el lugar para actos de recaudación de fondos para el hospital. De ser hallados culpables de malversación, ambos enfrentarían penas de entre tres y cinco años de cárcel y multas de más de 5.000 euros. La sanción podría reducirse si se abona la cantidad desviada antes del inicio del juicio.

Tras la primera audiencia preliminar, el proceso continuará los próximos 7, 8 y 9 de septiembre debido al periodo de vacaciones. Aunque por el momento el cardenal Bertone no está imputado, todas las partes dan por hecho que será llamado a declarar después del verano.

Pese a que los abogados de la defensa pretendieron que el juicio se llevara a cabo a puerta cerrada, el presidente del Tribunal, Paolo Papanti-Pelletier, rechazó la propuesta, aduciendo que se trataba de un juicio de importancia pública, y resaltando la firme voluntad del Papa de luchar contra la corrupción.

También se desestimó el «defecto de jurisdicción», pues la defensa argumentaba que los posibles delitos se habían cometido en Inglaterra o Italia (donde se encuentran las sedes de la empresa que recibió los pagos o de la propia Fundación Bambino Gesú).

Sin embargo, la presunta malversación ha sido llevada a cabo por personal vaticano, desde cuentas de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (APSA) por lo que, a todos los efectos, se trata de un delito cometido en el Estado Vaticano.

Durante las preliminares, además, se supo que el cardenal Bertone ha enviado una carta, que ha sido incluida en el sumario, y en la que, según el abogado de Spina, el ex secretario de Estado aseguraba que «todo está bien y no hay problemas».

La investigación arrancó hace más de un año, cuando el semanario «L’Espresso» denunció que parte de la reestructuración del ático al que se mudó Bertone al ser sustituido como secretario de Estado fue pagada con los fondos de la Fundación Bambino Gesu. En aquel momento, Bertone negó dichas acusaciones, aunque realizó una «donación personal» de 150.000 euros al hospital, que fue interpretado como una asunción de la culpa. Como se ha comprobado, eso no fue suficiente.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...