Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

El cambio del nombre franquista en un colegio de Toledo que rechazan PP y Vox

El Consejo Escolar del CEIP Jaimé de Foxá impulsó un proceso participativo en el que se decidió que el centro se llame Rosa Parks. El Ayuntamiento se ha pronunciado a favor y Educación no pondrá problemas para el cambio.

Jaime de Foxá y Torroba (Madrid, 1913 – Toledo, 1976) fue un ingeniero de montes, escritor, deportista y político español, gobernador civil de Toledo entre 1972 y 1976 y procurador en las Cortes franquistas. Fue miembro de Falange Española tras la guerra civil -con el carné número 38- y desde hace más de 40 años da nombre al primer colegio público que se construyó en el barrio toledano del Polígono. Su vinculación a la dictadura en nuestro país hace que la nomenclatura de este centro se considere como un vestigio que incumple la Ley de Memoria Histórica. 

Por este motivo, el Consejo Escolar del CEIP Jaime de Foxá impulsó, por una holgada mayoría con 20 votos a favor, 3 en contra y 6 abstenciones, un proyecto participativo para cambiar el nombre del colegio en el curso 2019/2020, aunque se paralizó por la pandemia y se retomó de nuevo este año con la implicación del alumnado, las familias, el AMPA, el profesorado del centro o diversas asociaciones del barrio. Se realizó con el consenso de priorizar que el nombre elegido fuera el de una mujer y finalmente se presentaron nueve candidatas, entre las que resultó elegida con un mayor número de votos el de Rosa Parks.

Parks fue una activista afroamericana, figura importante del movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos, en especial por haberse negado a ceder el asiento a un blanco y moverse a la parte trasera del autobús en Montgomery, Alabama, el 1 de diciembre de 1955, tras lo que Martin Luther King llamó a un boicot contra el sistema de transporte público de Montgomery. En el mismo día, pero de 66 años después, la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Toledo acordó aprobar el informe que remitió el Consejo Escolar para solicitar formalmente el cambio de nombre del colegio toledano.

Rosa Parks, por delante de Clara Campoamor o Margarita Salas

En dicho documento, se reflejaba que de los 286 votos -280 válidos, 2 en blanco y 4 nulos- que emitieron padres y madres de los escolares, así como el propio alumnado de 3º a 6º de Primaria, 66 prefirieron el nombre de Rosa Parks, 55 el de Benquerencia -al igual que la denominación del propio barrio en que se ubica el centro-, 54 para el de Clara Campoamor, 44 Margarita Salas, 23 Marie Curie, 19 María Moliner, 7 para Mª Carmen Martínez Sancho y también para Victoria Losada Pérez y 5 para Carmen de Burgos.

Tras esta votación se formalizó la solicitud remitida al Ayuntamiento, que, según explica el concejal de Cultura y Educación, Teo García, ha respetado “la autonomía del centro y de la comunidad educativa” y el “espíritu democrático” de la iniciativa. El siguiente y definitivo paso será trasladar dicha petición a la Consejería de Educación, Cultura y Deportes, desde donde indican que aún no se ha elevado la misma para iniciar un procedimiento al que su titular, Rosa Ana Rodríguez, ya afirmó este mismo mes que no pondrían “ningún problema” para hacer así efectivo el cambio de nombre.

CEIP Jaime de Foxá en Toledo Bárbara D. Alarcón

PP y Vox rechazan la propuesta y a Cs le da “mucha pereza estar enfrascados en cambios de nombres”

La propuesta aprobada por el Consejo Escolar del centro fue protagonista en el debate de una moción planteada por Vox en el último pleno del Ayuntamiento de Toledo. En ella, la formación de extrema derecha instaba al Consistorio a reconocer la figura de de Jaime de Foxá “por su gran labor en defensa de la cultura, de las tradiciones, de la flora y fauna española, así como por su decidida lucha contra la contaminación de las aguas del río Tajo”. Al mismo tiempo, pedía rechazar el cambio de denominación del nombre del colegio toledano.

La moción de Vox no contó con ningún voto a favor más que el de su portavoz, María de los Ángeles Ramos, quien manifestó en su intervención que la propuesta del cambio de nombre partía de “alguien con afán de protagonismo y aferrándose a la totalitaria ley de Memoria Histórica”, y lamentó que a su juicio “se han centrado en su militancia política pero no han reparado en los cargos que desempeñó con solvencia gracias a su preparación y capacidad”. PSOE, IU Podemos y el concejal no adscrito votaron en contra de la moción pero los grupos municipales de PP y Ciudadanos se abstuvieron en la misma.

El concejal ‘popular’ José López Gamarra apuntó que no se ha “sentido ningún clamor popular ni ninguna demanda para que se cambie el nombre a este centro”, obviando el proceso propiciado por el Consejo Escolar. Y consideró que a Jaime de Foxá “ya se le reconoció” poniendo su nombre al colegio, por lo que aportó una transaccional para eliminar esta petición de Vox y aprobar solo el rechazo al cambio de nombre, aunque no fue aceptada. Por su parte, Cs renegó de la moción “ideologizada”, según dijo su edil Julio Comendador, quien afirmó que les da “mucha pereza estar enfrascados en cambios de nombres” aunque matizó que “hay que respetar” la decisión adoptada. También reprochó a Ramos que citara en la moción al centro “como un instituto” cuando se trata de un colegio.

De su lado, el portavoz de IU Podemos, Txema Fernández, recalcó que Jaime de Foxá fue “miembro fundador de la Falange Española, el aparato ideológico que dio un golpe de estado militar a un régimen político y democrático como el de la Segunda República”. La decisión del Consejo Escolar, aseveró, “no es una ocurrencia sino una decisión democrática de un centro público de Toledo”. También defendió la legalidad de la iniciativa el concejal no adscrito, Luis Miguel Núñez, quien no negó “los méritos civiles de Foxá” pero sí “los militares”, pues “tiene un galardón que también tenían Mussolini o Hitler”.

“La moción es una provocación”

En el debate de esta moción intervino en último lugar el concejal de Cultura y Educación, quien explica a este medio que la propuesta ratificada por al Junta de Gobierno Local no tendrá que pasar por comisión ni pleno municipal y que será ahora la Consejería la que de luz verde definitiva a un cambio de nombre que ha contado con “un proceso impecable”. A su juicio, la moción planteada por Vox es “una provocación” y “buscar problemas donde no los hay”, pues lo que piden es que “se incumpla la toma de decisiones del Consejo Escolar del Jaime de Foxá”.

“No salgo de mi asombro por la actitud de los grupos de la derecha”, indicaba Teo García, que recordó respecto a la primera petición de Vox -el reconocimiento a la figura de Foxá- que existe un reglamento de honores y distinciones de la ciudad. Y sobre la segunda -rechazar el cambio de nombre- apuntó que se trata de “un regalo de Navidad de Vox” que no sabe si está “en línea con el espíritu navideño de la propia religión católica que dicen defender”.

El concejal insistió en que el posicionamiento del equipo de Gobierno es “respetuoso con la autonomía de los centros” y cuestionó a la portavoz de Vox si lo que “le molesta es que el nombre elegido sea el de una mujer que se reveló contra el machismo y fue una activista afroamericana”. “Esa vida dedicada a batallar contra el racismo sin duda representa un principio del trabajo por la igualdad que apoyamos con esta propuesta”, agregó García.

De esta manera, ahora serán 11 los centros de Infantil y Primaria castellanomanchegos, 7 de ellos en la provincia de Toledo y uno en la capital regional -el CEIP Ángel del Alcázar-, los que todavía mantienen nombres relacionados con la dictadura de Francisco Franco que tuvieron un papel destacado en la guerra civil española o en la represión política.

Total
2
Shares
Artículos relacionados
Total
2
Share