El Ayuntamiento de Rute (Córdoba; alcalde, y presidente de la Diputación, del PSOE) regala a una archicofradía un azulejo conmemorativo de la Coronación Canónica de la Virgen del Carmen

Ya luce junto a la escalinata de Santa Catalina el azulejo que rememora la Coronación Canónica de la Virgen del Carmen. Ha sido el regalo del Ayuntamiento de Rute a la archicofradía con motivo de tal efeméride. Se trata de una pintura sobre cerámica del gaditano Antonio Linares Rodríguez. En realidad, la obra constituye un mosaico conformado por ciento ocho azulejos, con una distribución de nueve en la hilera horizontal y doce en la horizontal. El acto de presentación y bendición estuvo conducido por la concejala de Cultura, Ana Lazo. Además de los intervinientes y el público que se congregó sobre la escalinata, se contó con la presencia de los Hermanos de la Aurora.

Lazo señaló que es habitual que los ayuntamientos donde hay Vírgenes coronadas hagan algún regalo. Después de hablar con varios municipios, se eligió algo “conmemorativo, que dejara constancia de lo que se vivió en Rute el 28 de julio”. Fruto de esas conversaciones, se contactó con el autor de la pintura. Linares ha sufrido una operación en una mano, que ha retrasado la entrega de la obra. Una vez repasada su trayectoria, el alcalde Antonio Ruiz quiso reflejar “todo lo positivo” del evento del verano pasado. Fue, dijo, un trabajo “duro”. Pero entre otras cosas repercutió en la obra benéfica de la nueva sede de Cáritas. Para Ruiz, además de un homenaje a la Patrona de Rute, el azulejo debe ser una muestra permanente “de unidad, tesón y trabajo”. Cree que debe servir para tener presente que cuando vamos unidos “cualquier reto es posible”.

El presidente de la archicofradía, Leopoldo Jiménez, y el secretario de la comisión pro Coronación Canónica, Jesús Manuel Redondo, se encargaron de repasar la lista de agradecimientos y los diversos pasos que se habían dado desde que en 2014 comenzaran los trámites para esta coronación. A continuación, el párroco José Gregorio Martínez, consiliario de la archicofradía, procedió a la oración y bendición del azulejo, para concluir el acto con una nueva intervención de los Hermanos de la Aurora.

Nada más terminar, la comitiva se trasladó al santuario de la calle Toledo. Allí se celebraba el último día del triduo conmemorativo del patronazgo. A su vez, este triduo supone el pistoletazo de salida de las Fiestas Patronales del año en curso. De ahí que se anuncie quiénes van a participar de forma activa. Los hermanos mayores serán Francisco Pacheco y Adela Granados, para ser reina se ha elegido a Inmaculada Burgos y el papel de pregonera recae en Ana Burguillos, que será presentada por su hijo. Para el presidente arranca su último año de mandato. Asegura que hay muchos momentos que para guardar en la retina, pero cree que toca descansar y volcarse más con la familia.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...