El Ayuntamiento de Mérida (Extremadura) adquiere el convento de las Concepcionistas por 847.000 €

A modo de ejemplo esta noticia es una de tantas de como las órdenes religiosas han estado haciendo caja en los últimos 30 años. ¿Alguien podría calcular el patrimonio eclesiástico vendido a organismos públicos en los últimos 30 años? La cifra sería de mareo.


Adquirir patrimonio para dotarlo de uso público. Con esta finalidad, el ayuntamiento ha comprado la casa-convento de la Orden de las Concepcionistas Franciscanas por un importe de 847.000 euros. Así lo anunció ayer el alcalde, Antonio Rodríguez Osuna, quien destacó que el precio de compra está «muy por debajo del valor de mercado y catastral real» del inmueble, por lo que agradece a las hermanas franciscanas su disposición a la hora de llegar a un acuerdo que beneficiase a ambas partes. La inversión se llevará a cabo con cargo al superávit municipal de más de cuatro millones de euros obtenido en el ejercicio económico de 2018.

Osuna explicó que la adquisición se enmarca dentro del expediente de inversiones financieramente sostenibles del ayuntamiento y no solo incluye el convento, sino también la manzana en la que se ubica, que recorre las calles Beatriz de Silva, Concepción, San Francisco y la plaza de la Constitución, con una extensión de 2.785 metros cuadrados.

La intención del gobierno municipal es abrir espacios a la ciudad y, en este caso en concreto, salvaguardar el valor histórico y arquitectónico del inmueble, que se encuentra principalmente en su iglesia. Las características especiales del edificio provocarán que el proceso administrativo con el que se cerrará la compra ante notario dure entre uno y tres meses, según el alcalde, aunque ya se cuenta con el beneplácito de la orden religiosa.

El primer edil considera esta inversión como un «hito histórico», así como un «motivo de satisfacción», ya que supone recuperar un espacio emblemático que está en pleno corazón de la ciudad y que se pondrá a disposición de los vecinos. Todavía no se sabe el uso que se le dará, aunque al tratarse de suelo dotacional público no se podrá emplear para ninguna actividad que no vaya acorde a esa calificación. De hecho, Osuna reconoció que han tenido que desestimar diversas propuestas para darle utilidad a la manzana puesto que no cuadraban con el carácter otorgado por el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU).

En la actualidad todavía existen algunos establecimientos que siguen con su actividad mercantil, pero esta es una cuestión que corresponde solventar a las hermanas, ya que el acuerdo de compra es sobre el edificio vacío. Cabe recordar que el convento y la iglesia, de estilo gótico, se crearon en el siglo XVI. Cuenta con jardín interior y varios edificios que funcionaron como alojamientos. Desde 2009, tras la marcha de las Concepcionistas, el inmueble ha estado en desuso.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...