El arzobispo promueve objetar en Educación para la Ciudadanía

El arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, afirmó ayer que el Estado rebasa sus competencias al decidir impartir la asignatura de Educación para la Ciudadanía, ya que "su misión es servir a la sociedad y no imponerle juicios sobre la realidad", tarea que según él "siempre ha correspondido a las religiones".

 

Según manifestó a Efe Martínez, la objeción de conciencia frente a esta asignatura, que estará vigente en el próximo curso, es "un derecho" que tienen los padres y que "quien nos gobierna ha usado muchas veces cuando ellos estaban en otra situación".

 

En este sentido, criticó que el Estado trate de "imponer" a la sociedad unos juicios determinados sobre la realidad, lo que "ha sido siempre tarea de las religiones y que el Estado se convierta en una religión es algo peligrosísimo".

 

Por otro lado, el arzobispo, que presidió la toma de posesión de siete nuevos vicarios generales, declaró que no ve necesario ejecutar la autorización de Benedicto XVI de utilizar la revisión del misal del beato Juan XXIII, por el que ciertas partes de la Eucaristía pasarían a orarse en latín.

 

Para Martínez, la decisión de modificar la lengua en la que impartir la misa debe ser corresponder cada parroquia, la cual debe estar sujeta y adaptarse, en tal caso, a las necesidades de sus feligreses. Al respecto destacó que la llegada masiva de inmigrantes a los países occidentales están obligando a la Iglesia a buscar nuevas fórmulas eucarísticas.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...