El arzobispo de Granada prohíbe la publicación de un libro sobre la Catedral escrito por 35 profesores

Cuenta Rafael Troyano en El Pais que 35 catedráticos y profesores de siete universidades españalas reclamarán daños y perjuicios al arzobispo de Granada, Javier Martínez, y al Cabildo de la Catedral por prohibir la publicación de un libro sobre el templo metropolitano que les fue encargado por el actual primado de España, el arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares, antes de abandonar Granadina.
 

Los autores, especialistas en historia del arte, historia, arquitectura, pintura, orfebrería y escultura en universidades españolas y una francesa, han denunciado "presiones manifiestas" del arzobispo dirigidas a impedir la publicación de una magna obra que debería de haber visto la luz hace ahora un año con motivo del quinto centenario de la muerte de la reina Isabel la Católica y el tercer centenario de la terminación del templo. Los encargados de la elaboración del libro aseguran que el arzobispo ha intervenido en el proceso "irregularmente".

El libro, cuya publicación ha sido detenida en la imprenta, consta de unas 1.500 páginas, con fotos a color y decenas de artículos de investigación firmados por especialistas nacionales e internacionales. Fue encargado por el anterior arzobispo y el deán de la Catedral, Sebastián Sánchez; y financiado por la Obra Social de CajaSur. Según fuentes del sector librero, la paralización en imprenta de una obra de este tipo -en la fase en la que lo han sido los dos grandes volúmenes de la obra- supone un gasto de unos 120.000 euros.

Los autores han denunciado que el prelado granadino "ha detenido" la publicación y con ello ha lesionado sus derechos. Entre otros, el de recibir una contraprestación económica por el encargo recibido por escrito. El arzobispado de Granada declinó ayer comentar la denuncia y los motivos de la paralización del libro.

Cuando se está a punto de cumplir un año de la fecha estipulada para la publicación de la obra, que se iba a titular El libro de la Catedral de Granada, los autores dicen sentirse "cansados de tanto atropello sin sentido" y han anunciado el inicio de acciones legales. Además, fuentes del colectivo indicaron ayer a este diario que las presiones del arzobispo, en este asunto, han sido "reiteradas".

Según los autores, el 28 de diciembre de 2000 recibieron el encargo en una reunión celebrada en la Sala Capitular de la Catedral granadina. Meses más tarde, en el primer trimestre de 2001, lo recibieron por escrito. El arzobispo Cañizares fue enviado a Toledo en diciembre de 2002, pero todo "siguió su transcurrir normal", dijeron las mismas fuentes.

Sorpresivamente, en septiembre de 2004, cuando el libro estaba en pruebas de imprenta, se recibió la orden de paralización del arzobispo "que nadie entendió", dijeron. El 30 de septiembre del año pasado, los autores enviaron una carta con acuse de recibo a monseñor Martínez Fernández y nunca recibieron respuesta. En esa misiva se le comunicaba al arzobispo granadino que su actitud vulnera la legislación vigente y las condiciones estipuladas.

La publicación El libro de la Catedral de Granada, elaborado por 35 catedráticos y profesores de toda España por encargo del Arzobispado de Granada, está en imprenta y el arzobispo, monseñor Javier Martínez Fernández, ha prohibido su terminación, según los autores, en un hecho sin precedentes en la iglesia española. Los investigadores se han negado a entregar al prelado granadino, como les ha solicitado, los originales de su trabajo.

Los profesores e investigadores entienden que la Ley de la Propiedad Intelectual les ampara, amén de la reclamación del pago de un trabajo realizado. Fuentes del colectivo han indicado a este diario que "el arzobispo, entre otras arbitrariedades, pretende ejercer un derecho que, según la legislación, no tiene sobre la propiedad intelectual de los respectivos trabajos".

Entienden los autores que, aunque el encargo fue del Arzobispado, la propiedad de sus obras les corresponde solo a ellos. De hecho, ya han contratado a un importante bufete de abogados de Granada, experto en Derecho Civil, para reclamar que se cumpla con lo pactado y denunciar el intento de apropiación de los trabajos.

Para ello, apelan al primer artículo de la Ley que dice: "La propiedad intelectual de una obra literaria, artística o científica corresponde al autor por el solo hecho de su creación". Por ello, los autores aseguran que "no han permitido la irregular intervención del arzobispo" e iniciarán las correspondientes acciones legales.

El libro en cuestión es una gran publicación de lujo que el anterior arzobispo de Granada, Antonio Cañizares -gran promovedor del acercamiento de la Iglesia de Granada a la sociedad en general-, encargó como "la publicación definitiva sobre el templo renacentista", según las palabras que recuerdan del primer encuentro los propios autores.

La llegada de obispo de Córdoba, Javier Martínez Fernández, al Arzobispado de Granada, el 1 de junio de 2003, conllevó la tajante paralización de los proyectos culturales que había puesto en marcha su predecesor. Fuentes de la curia granadina confirmaron entonces, y nunca se desmintió, que la actuación de monseñor Martínez Fernández en la polémica de CajaSur -en los últimos meses de 2002- le enemistó con algunos prelados andaluces, entre ellos Cañizares.

"Esa enemistad y el hecho de que algunos proyectos, incluido el del libro, contaran con la financiación de la entidad de ahorro cordobesa, provocó", indicaron las mismas fuentes de la iglesia granadina, "que quedaran directamente paralizados".

Los más importantes fueron la anunciada conversión del antiguo edificio de la Curia, ubicado frente a la Catedral, en un museo, y la creación del gran museo de la Catedral en las capillas del templo y en la cripta de la iglesia del Sagrario. Para este fin, aún hoy hay depositados en una cuenta corriente de CajaSur 300.000 euros. Ni el museo de la Curia ni el de la Catedral se han llevado a cabo por decisión del prelado granadino.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...