El arzobispo de Granada entra en campaña electoral: «Votar a cierta derecha es votar a cierta ‘izquierda'»

El arzobispo de Granada ha entrado en campaña electoral. Monseñor Martínez, a través de una carta publicada en la página web del organismo, ha advertido a sus feligreses que «votar a cierta ‘derecha’ es votar a cierta ‘izquierda'», y ha mostrado la preocupación de que en ciertos ambientes «católicos» van a votar a una opción política «más cercana a la visión cristiana del mundo» y que eso puede llevar a confundir «cualquier ideología o ‘espiritualidad'».

El prelado, que comienza su misiva defendiendo la libertad de voto para todo el mundo, ha recordado que esa confusión ya ha seducido a cristianos con anterioridad como en el «marxismo«, el «nacionalismo«, o el «liberalismo«.

«La miopía de ese catolicismo es tal que ni siquiera se da cuenta de que quien tiene interés en el éxito de estas propuestas son precisamente los grupos dispuestos a todo con tal de fracturar al pueblo español y desarraigarlo de su tradición cristiana», ha reflexionado monseñor Martínez para posteriormente afirmar que «votar a cierta ‘derecha’ es votar a cierta ‘izquierda'». Hasta tal punto lo cree que dice que «esa derecha parece subvencionada» por la izquierda.

«Son más bien un cierto tipo de políticos los que buscan ansiosamente el apoyo del pueblo cristiano, y tratan a toda costa de hacernos creer que es al revés», ha advertido el arzobispo de Granada, quien además dijo no estar invitando a la abstención ni a votar en blanco. De esto último, monseñor Martínez cree que este tipo de sufragio «vota al que vaya más ‘con la corriente’ cultural dominante, o al que mejor haya manipulado las masas en la carrera electoral».

Monseñor Martínez justifica su alegato electoral en que sería un «razonamiento diabólico» no hacerlo, y que su misión es «guiar e iluminar a su pueblo» para «evitar que caiga en las trampas que hay por el camino».

Por último, el Arzobispo ha recordado el caso de un partido político francés llamado L’Action Française, formado por ateos y que buscaba «restaurar la cultura cristiana, pero sin la fe cristiana», al que la Santa Sede prohibió votar en 1926. Y advirtió que aquellos que no siguieron la directriz del Vaticano y votaron a aquella formación«terminaron echándose en los brazos de Hitler y Mussolini».

La misiva al completo puede consultarse en este enlace.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...