El Arzobispado aparta del sacerdocio a un cura investigado por abusos a un menor de La Zubia

La supuesta víctima entregó a la Guardia Civil un vídeo tomado con un móvil que refleja cómo el religioso está sentado a su lado en el autobús donde, dice, comenzó a «hablarle, invitarle y tocarlo»

El Arzobispado de Granada retiró ayer del ejercicio a un sacerdote jubilado de 72 años investigado por supuestos abusos sexuales a un menor -de 14- ambos residentes en la localidad de La Zubia. La Guardia Civil de este municipio detuvo el pasado lunes al clérigo, en las inmediaciones de su domicilio, tras recibir una denuncia en la que el adolescente aseguraba haber sido objeto de acoso por parte del anciano durante dos semanas y de tocamientos obscenos.

Además de su declaración, aportó un vídeo a los agentes, grabado con un teléfono móvil por un amigo de la supuesta víctima, en el que se ve al denunciado hablando con el adolescente en el autobús donde se inició el contacto entre ambos.

La Guardia Civil tomó declaración al anciano para luego dejarlo en libertad con los citados cargos y con la obligación de que el juez que se haga cargo de este caso, aún por determinar, le requiera para prestar declaración.

Indignados

La puesta en libertad llenó ayer de indignación a la familia del menor, tal y como declaró el padre de éste a los numerosos medios de comunicación que acudieron ayer su domicilio.

La Comandancia de la Guardia Civil de Granada no aportó información alguna sobre este caso. El relato de los hechos objeto de la denuncia fue trasladado ayer por los mismos padres del menor, quienes advirtieron que «creen en la denuncia su hijo, aunque todavía el caso lo tiene que ver un juez y el cura no haya sido condenado». Según explicó la madre del menor, la familia no sabía nada de lo que le estaba pasando a su hijo, hasta que éste llegó a casa, «histérico», el pasado domingo, «diciendo que un hombre quería abusar de él».

El denunciado y la supuesta víctima no se conocían de nada. «Ni siquiera sabíamos que era sacerdote. Y no le daba catequesis a mi hijo. Sólo coincidían en el autobús de línea de La Zubia», advierte Francisca. Según el relato aportado por el menor, el cura se sentaba a su lado en el autobús y ahí comenzó el contacto. «Le decía que quería quedar con él, que quería invitarlo, le tocaba la pierna », trasladó la progenitora del menor.

Estos episodios se sucedieron -según los denunciantes- en varias ocasiones, pero el menor no lo contó a su familia. «Tenía miedo de que yo no le dejara salir si me lo contaba», se lamentaba ayer su madre. Entonces, «quiso solucionarlo por su cuenta». Llegó a ir a la Guardia Civil para informarse y puso como excusa que tenía que hacer un trabajo para el instituto. Además de esto, en uno de los encuentros en el autobús, un amigo del joven grabó al sacerdote hablando con él en el asiento contiguo.

Según la familia, la Guardia Civil se quedó con una copia de este documento gráfico. IDEAL pudo verlo y, efectivamente, en cuestión de tres segundos, se ve cómo el sacerdote le dirige la palabra al adolescente, quien a su vez le contesta. Nada más. Además, en otra ocasión, ya fuera del autobús, llegó a coger de la ropa al menor con la intención de retenerlo. «De estoy hay testigos que también declararon ante la Guardia Civil», aseguró ayer Francisca. El episodio más grave tuvo lugar el pasado domingo.

Según la madre del menor, éste contó que el anciano lo arrastró a un descampado cercano a la parada del autobús, donde se encontró con el chico. El padre del chico, en declaraciones a Efe, dijo que lo estaba esperando en la parada del autobús y añadió que «el cura lo empujó contra la pared y empezó a manosearlo, toquetearlo, y se bajó su pantalón y le pidió al niño que se bajara el suyo».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...