El abad de Montserrat admite que fallaron los mecanismos de prevención de abusos y pide perdón

El abad de Montserrat, Josep Maria Soler, ha pedido perdón por los abusos sexuales a menores cometidos por religiosos del monasterio -constatados por la comisión de investigación sobre abusos en la comunidad- y ha admitido que fallaron «los mecanismos de prevención y control», en su homilía de este domingo en la misa mayor de la basílica. También se ha comprometido a mejorar y aumentar «en un término breve» los mecanismos de protección de menores existentes, aunque no ha precisado cómo.

Soler ha afirmado que hacen suyo el informe de la comisión de investigación publicado el viernes, que concluyó que el monje Andreu Soler -contra el que recibieron 12 denuncias- era «un depredador sexual y un pederasta». Y constató, además, dos acusaciones de abusos contra el responsable de la Escolanía, identificado por las siglas V. M. T., entre 1960 y 1968. «Por ello, quiero expresar, en nombre de los hermanos de la comunidad, nuestra consternación al conocer el mal que se hizo a las víctimas de los abusos», ha afirmado.

Sin embargo, el abad y su predecesor en el cargo, Sebastià Bardolet, conocían desde 1999 la denuncia de abusos de un menor contra el monje y no tomaron ninguna medida, como publicó este diario en enero pasado. Solo en 2000 el acusado fue trasladado a otro centro de la orden, pero la abadía no lo denunció a la policía, ni abrió ningún procedimiento canónico, según las reglas de la Iglesia, ni lo notificó al Vaticano. En un vídeo grabado en 2015, el abad reconoce que, al contrario de lo que había dicho públicamente, ya en los años setenta conocía rumores sobre posibles abusos del fraile, fundador y director del grupo scout del santuario. En una entrevista a TV3, Soler ha afirmado que no piensa dimitir por los casos de pederastia.

El abad ha dicho durante su homilía que «Montserrat tiene también sus debilidades y sus pecados», y que el viernes, con el informe hecho público por la comisión, se cumplió el compromiso adquirido a primeros de año de investigar las denuncias de abusos «con voluntad de transparencia». Además, ha condenado cualquier tipo de abuso a menores y ha expresado su «compromiso de luchar con firmeza contra una problemática tan grave que afecta a toda nuestra sociedad», como ya afirmó el monasterio en un comunicado el viernes tras hacerse público el informe de la comisión.

Soler ha repetido, «si cabe con más intensidad que el 3 de febrero pasado», su petición de perdón a las víctimas y a sus familias, y ha expresado la voluntad de la comunidad de Montserrat de ponerse a su disposición y acompañarlas en su sufrimiento y recuperación, si lo desean.

El abad Soler fue uno de los miembros de la comunidad monástica entrevistados por la comisión de investigación, constituida el 24 de enero e integrada por la abogada Cristina Vallejo, el médico Xavier Pomés y la psicóloga Begoña Elizalde, con participación, con voz y sin voto, del portavoz del monasterio, Bernat Juliol.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...