El 80% de los israelíes desaprueba la relación Estado-religión

La mayoría de los judíos israelíes tiene estilos de vida y cosmovisiones tradicionales, pero apoya la libertad de religión y la separación de religión y Estado, según el Índice anual de Religión y Estado en Israel organizado por el diario Yediot Aharonot en conjunto con la Asociación Hiddush.

En la encuesta, se preguntó a los participantes una serie de cuestiones controversiales, como el matrimonio civil, el Shabat, el servicio militar, y demás.

Ochocientas personas participaron, una muestra que representa la población judía adulta de Israel. El margen de error fue de 3,5 por ciento.

El 86 % de los participantes está de acuerdo en que todas las personas deben tener la libertad de religión, mientras que el 61 % está de acuerdo con romper por completo la relación entre la religión y el Estado.

Matrimonio civil

Sin embargo, un nuevo interrogatorio reveló una perspectiva más conservadora.
Por ejemplo, mientras que el 64 % apoya bodas organizadas por los judíos reformistas y conservadores, como así también los matrimonios civiles, el 63 % dijo que escogería una boda según la ley judía para sí mismos o para sus hijos, incluso si todas las opciones estaban abiertas para ellos. Del resto, el 19 % preferiría un matrimonio civil, el 10 % una boda conservadora o reformista, con un 8 % que apoya el matrimonio de derecho consuetudinario.

De acuerdo con el 64 % de los participantes en la encuesta, si el matrimonio civil es aprobado en Israel, está de acuerdo con incluir a las parejas del mismo sexo. Este último tema registró un aumento notable respecto del apoyo del 14 % de 2013.

Cuatro de cinco de los encuestados no estaban satisfechos con el trato del gobierno de la cuestión religión y el estado. Entre éstos la mayoría son laicos y judíos ultraortodoxos, mientras que los judíos religiosos estaban casi perfectamente divididos – 51 por ciento satisfecho, el 49 por ciento no.

Leyes de kashrut

La cuestión de las leyes dietéticas de kashrut ha resurgido como un tema de debate público en los últimos meses, ya que la Corte Suprema de Justicia ha solicitado limitar la ley existente que da el Gran Rabinato el monopolio sobre el tema, mientras que algunos intentan impulsar una legislación para mantener el status quo.

El 49 % de los encuestados dijo que se debe permitir a cualquier organismo profesional proporcionar un certificado de kasher, el 27 % apoya el statu quo, mientras que el 24 % expresó su interés en la competencia, pero sólo entre los organismos ortodoxos.

Conversiones

En cuanto a las conversiones, también debatidas públicamente hace poco, el 36 % dijo que el gobierno sólo debe reconocer las conversiones de acuerdo a las leyes judías tradicionales. El 34 % apoyó el reconocimiento de todas las conversiones, mientras que otro 30 % sólo aceptaría conversiones religiosas – ortodoxas, conservadoras, o reformistas.

Transporte público en sábado

Ya muchos israelíes instan a que las ciudades habiliten el transporte público en Shabat, el 45 % de los encuestados sugirió que se debe implementar en pequeña escala, y 27 % dijo que debería aplicarse plenamente. Mientras tanto, el 18 % apoya la preservación del status quo, y el 10 % pensaba que incluso el poco transporte público que funciona actualmente en Shabat debe ser cesado.
La proporción de los que apoyan la aplicación de la medida parcial o total es una tendencia al alza constante, con un aumento total de 36 por ciento en 2010-2015.

También se preguntó a los encuestados sobre sus hábitos de Shabat. Los resultados mostraron que el 30 % observa el Shabat de acuerdo a la ley judía, el 32 % no son estrictos, pero lo ven como un día especial de descanso, y el 16 % observa algunas de las leyes de Shabat, mientras que el 22 % lo ve como un día libre de trabajo regular.

El 65 % no quiere partidos ultraortodoxos

En el controvertido tema del alistamiento de los estudiantes de yeshivá (academias talmúdicas), el 70 % dijo que el servicio militar o civil deben ser obligatorio para todos los israelíes. Mientras tanto, 16 % apoyó el establecimiento de un cupo limitado para los estudiantes a los que se les concede la exención de servicio militar, y el 14 % dijo que todos ellos deben recibir un estatus especial diciendo que «la Torá es su vocación».

El 82 % apoyó exigir a las instituciones educativas ultraortodoxas incluir materias básicas en su plan de estudios.

Mientras tanto, en base a la encuesta, el 65 % de la opinión pública israelí prefiere un gobierno sin la participación de los partidos ultraortodoxos.

Divisiones sociales y políticas

Los israelíes ven al conflicto entre judíos ultraortodoxos y seculares como secundario a la división política entre izquierda y derecha, según la encuesta, y la mayoría de los ultraortodoxos ni siquiera lo ven como particularmente grave. Dicho esto, la brecha entre izquierda y derecha es mayor en los ojos de los encuestados que las tensiones entre ricos y pobres, judíos ashkenazíes (provenientes del centro y este europeo) y mizrajíes (provenientes de los países árabes), y entre los inmigrantes y residentes locales.

La proporción de la clasificación de la división laicos-ultraortodoxos como una de las dos divisiones más graves en el país se redujo en un 13 % en comparación con el año pasado, pero aquella que apunta al conflicto ashkenazí – mizrají subió un 37,5 %.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...