Educación ético cívica, una materia ¡que se imparte desde los noventa!

Que solo haya cambiado el nombre de la asignatura confirma que la objeción es puramente política

El documento que deben cumplimentar los padres de alumnos que pretenden ejercer la objeción de conciencia sobre la nueva materia “Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos”, que ya comentamos otro día, incluye otras materias que, según ellos, están vinculadas a ésta: la “Educación Ético-Cívica”, de cuarto curso de E.S.O., y “Filosofía y Ciudadanía”, de primero de Bachillerato.

Siguiendo los comentarios del día pasado, toca ahora que veamos qué contenidos de “Educación Ético-Cívica” pueden ser escandalosos para tales padres, hasta el punto de hacer a sus hijos (menores de edad aún en este nivel) objetores. Más aún cuando la materia en cuestión no es nueva, sino que ya existía en nuestro sistema educativo desde los años noventa, últimamente bajo la denominación de Ética” (como antes se llamó “Vida Moral y Reflexión Ética”). Así que lo verdaderamente nuevo es el nombre, como veremos, y el escándalo de algunos padres (y la disminución de la carga lectiva –las horas de clase semanales- en algunas Comunidades Autónomas).

Último curso

Cuarto curso de Educación Secundaria Obligatoria, como se sabe, es el último nivel que los alumnos deben cursar. Si no han repetido ningún curso, lo harán con dieciséis años; si han repetido las dos veces posibles, tendrán dieciocho. Este nivel les capacita académicamente o bien para cursar Bachillerato (la Secundaria no Obligatoria), o bien para acceder a Ciclos Formativos de grado medio (la Formación Profesional), o bien para incorporarse al mundo laboral. O sea, que para algunos alumnos y alumnas (muchos o pocos, da igual) puede ser su último curso académico, su último contacto con el sistema educativo.

Cinco bloques

Los contenidos de la “Educación Ético-Cívica”, según el Real Decreto 1631, de 29 de diciembre de 2006, estarán divididos en cinco bloques, el primero, como siempre, dedicado a procedimientos didácticos y herramientas conceptuales (resúmenes, comentarios de texto, debates, etc.) y los cuatro restantes de contenidos propiamente dichos, dentro de los cuales se proponen temas concretos: 2. “Identidad y Alteridad. Educación afectivo-emocional”; 3. “Teorías éticas. Los Derechos Humanos”; 4. “Ética y Política. La Democracia. Los Valores Constitucionales”; y 5. “Problemas sociales del Mundo Actual. La igualdad entre hombres y mujeres”.

Valores constitucionales

Cualquier profesor que haya impartido la antigua “Ética” de cuarto, cualquier padre que haya tenido hijos que la cursaron o simplemente cualquier persona interesada puede comprobar fácilmente que en torno al 85% de la “nueva” materia ya estaba incluido en aquélla. La novedad viene por el segundo de los bloques (sobre la identidad) y, en el cuarto, los valores constitucionales. Todo lo demás (y aún algo más) se ha venido explicando en ese curso, sin más problemas que los estrictamente didácticos.
 
Así que supongamos que la causa de la objeción anunciada se refiere a tales novedades, ya que, que se sepa, en todos estos años nadie sintió la necesidad de anteponer su conciencia y objetar. Por si acaso (mi abuela siempre me lo decía: vale más un “por si acaso” que cien “pensé que”) veamos brevísimamente, claro, lo que dice el B.O.E.

"Identidad y alteridad"

El bloque sobre “Identidad y alteridad. Educación afectivo-emocional”, según podemos leer en el Boletín Oficial del Estado, “se centra en los valores de la identidad personal, la libertad y la responsabilidad, con particular atención a la relación entre inteligencia, sentimientos y emociones”. O sea, que parece que todo el bloque pretende que los alumnos reflexionen sobre su propio yo (su identidad), la libertad (en su relación con otros), la responsabilidad (por sus actos) y las peculiares relaciones que se establecen entre sus capacidades psíquicas (entendiendo que el ser humano no es sólo un ser racional). A la vista de esto, sólo se me ocurre que algunos padres, radicalmente materialistas, se escandalicen al ver que se ha utilizado el término “persona” (identidad personal) por sus connotaciones escolásticas. ¿Serán éstos quienes objeten?

Derechos Humanos

Sigamos leyendo: en “Teorías éticas. los Derechos Humanos”, se incluye “el análisis de las grandes líneas de reflexión ética y, particularmente, el referente ético universal que representan las diferentes formulaciones de los derechos humanos”. Nada nuevo. Se trata aquí lo que ya se trataba en la asignatura anterior: hacer un repaso breve por las distintas teorías éticas (de Aristóteles, Tomás de Aquino, Epicuro, Stuart Mill, Habermas, etc., por ejemplo) y proponer como referente moral para todos la Declaración Universal de Derechos Humanos y los textos que ha originado. Seguro que padres y madres que velan cuidadosamente por la salud moral de sus hijos (como no puede ser de otra manera) ya sabían que esto se explicaba, así que no será este capítulo el causante de su objeción.


"Ética y política"
Vamos con el cuarto bloque, “Ética y política. La democracia. Los valores constitucionales”, que, según el B.O.E., aborda “el análisis de los fundamentos éticos y jurídicos de nuestro sistema político democrático”. En Resumen, pues, se trata de informar a los alumnos sobre el sistema democrático y, aún más, de hacerles reflexionar sobre sus fundamentos filosóficos (éticos) y jurídicos. Asunto ciertamente importante, si pensamos en la proximidad de su mayoría de edad legal y los derechos y deberes ciudadanos que conlleva. ¿Será esta información lo que les mueve a la objeción? ¿se podrá poner en peligro su moralidad si aprenden en qué se basa un sistema democrático? ¿Será que algunos padres y madres echen en falta alguna referencia a un pretendido origen divino del poder?


Igualdad
Terminemos. Los bloques sobre “Problemas sociales del mundo actual” y sobre "La igualdad entre hombres y mujeres”, incluyen, respectivamente, “la valoración ética de los grandes problemas y dilemas morales generados en el mundo actual desde la perspectiva de los derechos humanos: la globalización y los problemas del desarrollo, los conflictos armados” para “fomentar la cultura de la paz y la cooperación”, y “la igualdad de hombres y mujeres en la familia y en el mundo laboral” así como “la lucha por los derechos de las mujeres”. Y otra vez nada nuevo: problemas y dilemas morales, globalización, fomento de la paz, igualdad entre mujeres y hombres… como se ha venido explicando durante todos estos años atrás. Así que tampoco puede aquí estar la causa de su objeción.

No se explica

¿Alguien puede honestamente decir que estos temas o esta materia suponen una intromisión en el derecho de los padres a educar a sus hijos según sus propios valores y que, en consecuencia, se ve obligado a objetar? En algunas Comunidades Autónomas, sin embargo, se alienta la objeción y se han tomado medidas contra esta nueva materia: en la Comunidad valenciana, por ejemplo, quieren que se enseñe en inglés (?) o que se resuelva a través de pequeños trabajos; en la de Madrid la han ninguneado reduciendo su presencia semanal a una única hora de clase. Parece que quienes gobiernan estas Comunidades entienden que no es moralmente sano que la Escuela forme ciudadanos libres y responsables. Si no, no se explica tanto alboroto.

Print Friendly, PDF & Email