Dos detenidos en Francia en disturbios tras un control policial a una mujer con burka

Fin de semana de altercados en Trappes, al suroeste de París, tras un intento de la policía gala de identificar a una mujer cubierta con un velo. Este domingo se practicaron dos detenciones tras los enfrentamientos.

El ministro francés de Interior, Manuel Valls, anunció la detención de dos personas este domingo por la noche en Trappes, al suroeste de París, en los disturbios registrados tras un control policial a una mujer con burka, aunque dijo que la calma vuelve a la zona.

Valls calificó de "contenido" el ambiente que se vivió la noche pasada en Trappes, al tiempo que señaló que se habían producido "incidentes" en las localidades próximas de Elancourt, Guyancourt y Montigny (todas ellas al sur de Versalles y a una treintena de kilómetros de París).

El ministro precisó que hubo "tensión" al comienzo de la noche pero que se consiguió mantener "la calma" y que se practicaron dos detenciones.

Según un responsable del sindical policial citado por 'RTL', la pasada noche "las fuerzas del orden no han sido atacadas".

Los disturbios comenzaron el fin de semana cuando en la noche del viernes al sábado unas 400 personas tiraron piedras y otros objetos contundentes contra la comisaría de Trappes y la policía respondió con granadas de dispersión y gases lacrimógenos. Se practicaron varias detenciones.

La noche siguiente, cuando se había preparado un importante dispositivo de seguridad, los altercados fueron de menor intensidad, pero una veintena de coches fueron incendiados, incluido uno de las fuerzas del orden.

El origen de estos altercados fue el control que la policía practicó el pasado jueves en Trappes cuando exigió a una mujer cubierta con un velo que se identificara.

La mujer -una francesa de 20 años convertida al Islam que se llamaba Cassandra y ha cambiado su nombre por Hajar-, alega que, aunque se prestó al control "como de costumbre", uno de los agentes empujó a su madre y fue entonces cuando su marido, Michael, intervino para defenderla.

Según las fuerzas del orden, fue la joven la que empezó a gritar y su marido golpeó al policía que le exigía que se identificara, de conformidad con la ley de 2010 que prohíbe en Francia ir por la calle y en cualquier espacio público con burka o con otra vestimenta que impida ver la cara.

El titular de Interior dijo que no ha dudado "un instante" de que los agentes actuaron con corrección y respeto en esa intervención.

Varias de las personas implicadas en esos hechos, van a ser juzgadas este lunes por el procedimiento de comparecencia inmediata.

De acuerdo con el Observatorio del Laicismo, desde la entrada en vigor de la ley se han llevado a cabo 705 controles, de ellos 423 a mujeres cubiertas integralmente. Paralelamente, cinco mujeres con burka o velos que les tapan la cara han denunciado haber sido objeto de agresiones en la calle.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...