Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

¿Dónde están las feministas?

Ya tuve una vez que escribir sobre este tema. Ahora, por la ocupación de Afganistán por los talibanes. El problema es que el machismo activa el pensamiento automático en cada persona, y estos mismos días algunas compañeras me trasladaron la misma cuestión que los machistas: “Ana… ¿dónde están las feministas?”.

Semanas atrás, tres compañeros me contaron que no sabían nada de los incel, los misóginos que cometen incluso actos terroristas y que exigen a las mujeres “sexo”. Yo misma, su amiga y compañera, he escrito artículos sobre los incel en prensa y en mis libros. Ellos aseguraban haberme leído por entonces… Es evidente que no. 

“¿Dónde están las feministas?”, preguntan. Pues están delante vuestra. Las feministas están aquí siempre, pero no las escucháis ni leéis. Las feministas están a vuestro lado, informando, advirtiendo, pero a muchos os da igual porque pensáis que lo que contamos son solo “temas de mujeres”, o que somos excluyentes o que somos algo exageradas. Las feministas han estado cansadas de denunciar el análisis relativista en el uso del velo y advirtiendo de redes de financiación del fundamentalismo islámico tras esos discursos.

Las feministas estamos en vuestras casas, en vuestros trabajos, en las redes sociales, en los medios de comunicación, intentando que nos toméis en serio y que nuestra voz tenga la misma autoridad que cualquier hombre. Porque el feminismo no es un grupo de mujeres rabiosas gritando, es un grupo de mujeres advirtiendo que lo que nos pase a una nos puede pasar a todas, estemos en España o en la otra punta del mundo.

Las feministas han estado en Afganistán siempre, jugándose la vida también estos últimos veinte años, peleando por estudiar, trabajar y tener voz propia. Las feministas de Afganistán están aún allí y antes no las habéis escuchado ni cuando algunas de ellas han sido asesinadas. Las feministas afganas han estado también todos estos años aquí, denunciando como refugiadas. Hemos hablado con ellas, han ido a conferencias, han subido vídeos en las redes… pero tampoco las habéis atendido.

El feminismo está donde siempre, frente al machismo. Sois vosotros los que nunca cambiáis de posición. Los que nunca nos atendéis, los que pasáis de nuestras concentraciones por los asesinatos machistas. Las feministas son también las que tienen que pisar un juzgado, como Pamela Palenciano, por unos hombres “ofendidos” mientras la justicia no admite a trámite decenas de denuncias de mujeres. Las feministas son las que esta semana denuncian por qué dejar en libertad con cargos a dos violadores, quedando nuestras vidas en segundo lugar, como siempre.

Y a la tan manida pregunta, hay respuestas más sencillas. Las feministas podemos estar donde queramos porque para eso trabajamos y denunciamos todo el año. Podemos estar comprando, cocinando o limpiando mientras tú no lo haces, o caminando por la playa o cuidando a una hija recién nacida o a unos padres. Porque nuestro tiempo es nuestro y lo manejamos como queremos.

La verdadera pregunta es a vosotros: ¿Dónde estáis vosotros? ¿Dónde habéis estado estos años escuchando las advertencias de las feministas? ¿Cuál ha sido vuestra contribución con las refugiadas afganas? ¿Dónde estáis cuando hay que pedir responsabilidades políticas?

El fondo de esta cuestión es ruin e inmoral. Y lo hacéis desde un altavoz donde os consideráis superiores, cuando vuestro desprecio hacia nosotras no dista mucho de lo que un talibán piensa de una mujer. Leí a uno en redes decir: “porque aquí no podemos hacer eso, pero algunas mujeres se merecen lo que hacen los talibanes con ellas”. Así de claro.

Aquí estamos las feministas, esperando a que hagáis algo más que escribir el tuit más estúpido del año. Aquí estamos las feministas, como siempre, siendo calladas y silenciadas por misóginos como vosotros. ¿Por qué? Porque lo que denunciamos no os interesa escucharlo. Porque lo denunciamos os señala a vosotros mismos. 

Total
4
Shares
Artículos relacionados
Total
4
Share