Descontrol en las cuentas del Vaticano

La Santa Sede admitió que recientemente hubo disputas internas en su organismo de contralor financiero.

El Vaticano admitió ayer que recientemente hubo disputas internas en su organismo de control financiero, previas a la renuncia de su presidente y a la ronda de reuniones de consulta iniciadas el martes por Francisco, de las que saldrá la fórmula para hacer reformas en las finanzas de la Santa Sede. Según una versión del diario romano Il Messaggero, en una carta dirigida al secretario de Estado del Vaticano la junta directiva de la Autoridad de Información Financiera se quejó de que, desde que el experto suizo en lavado de dinero René Bruelhart fuera nombrado director del organismo, ya no era informada sobre las actividades de esa agencia.

El diario de Roma aseguró que dos semanas después de esa nota fechada el 16 de enero, el Papa aceptó la renuncia del presidente de ese organismo de supervisión, cardenal Attilio Nicora, quien había tenido reiterados roces con Bruelhart. El Vaticano creó la agencia en 2010, como parte de su primera iniciativa en gran escala para cumplir con los estándares internacionales contra el lavado de dinero. Su misión es supervisar, regular e investigar todas las actividades financieras de la Santa Sede con el fin de asegurar que se ajusten a las normas internacionales, y compartir información con otros países en el combate al lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo.
 
Bruelhart, que anteriormente había encabezado la unidad de inteligencia financiera de Liechtenstein, llegó al organismo regulador del Vaticano en 2012. Desde entonces se le ha dado el crédito de haber alcanzado avances en el cumplimiento de la Santa Sede de las normas financieras internacionales y lograr que la agencia sea miembro del exclusivo Grupo Egmont de organismos de supervisión financiera. Sin embargo, las denuncias sobre lavado de dinero contra el Instituto para las Obras de la Religión (IOR), el llamado Banco del Vaticano, no han cesado.

Las revelaciones sobre las disputas internas se hicieron públicas en momentos en que Francisco y su Grupo de Ocho cardenales asesores escucharon recomendaciones de parte de una comisión investigadora en torno a las reformas al Banco del Vaticano. En los últimos años, el IOR estuvo envuelto en escándalos, el último de los cuales ocurrió después de que un contador de la Santa Sede fuera arrestado bajo sospecha de haber utilizado su cuenta bancaria en esa institución para lavar dinero. Algunos cardenales pidieron el cierre del banco, pero el Vaticano pone énfasis en la "misión de servicio" que presta a la Iglesia.

Bergoglio y cardenales

Archivos de imagen relacionados

  • Bergoglio y cardenales
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...