Desciende en casi un centenar el número de seminaristas

Las vocaciones al sacerdocio en España están de capa caída, si atendemos únicamente a las cifras, que muestran cómo desde 1990, año en que prácticamente se alcanzaban los dos millares de seminaristas (1.997), la Iglesia de nuestro país ha perdido casi un tercio de sus vocaciones (el 30,55%), alcanzando este curso la cifra de 1.387, la más baja desde comienzos de siglo.

Según los datos hechos públicos esta semana por la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades, el número de aspirantes al sacerdocio en España se ha reducido en prácticamente un centenar con respecto al curso pasado, en el que los Seminarios Mayores de nuestro país acogían a 1.481 seminaristas, 94 más que en la actualidad.

Se mantienen los ingresos

Sin embargo, una lectura detallada de los datos permite abrir una puerta a la esperanza, toda vez que se mantienen en los mismos niveles las cifras de nuevos ingresos. De este modo, mientras durante el curso 2004-05 entraron 281 nuevos seminaristas, el año pasado comenzaron sus estudios 291. En el presente curso, han sido 287 los que han optado por entrar en el Seminario.

Este año, se han ordenado sacerdotes 170, lo que implica que casi la mitad se quedan en el camino al descubrir que el sacerdocio no es su vocación cristiana. Entre los que han abandonado la formación o cambiado de seminario, la Conferencia Episcopal contabiliza 193 jóvenes.

Por diócesis, destaca el protagonismo de Madrid, con 119 aspirantes al sacerdocio, de los cuales 24 son nuevos. En la capital de España, además, hay que sumar los 72 seminaristas del «Redemptoris Mater», gestionado por el Camino Neocatecumenal. Tras la capital, destaca el caso de la diócesis de Cuenca, que suma entre sus dos seminarios los 90 aspirantes.

Otra ellos se encuentran Toledo, con 80 seminaristas; Getafe (77); Sevilla (64), Orihuela-Alicante (44, el que más aumenta con respecto al pasado año con diez seminaristas más); y Córdoba, con 41. Valencia (37), Barcelona (35), y Cartagena (33), les siguen en el «ranking» vocacional.

En el otro lado de la orilla se encuentran las diócesis de Osma-Soria y Ciudad Rodrigo, que tienen sus seminarios vacíos durante este curso. La situación es especialmente delicada en Jaca y Vitoria, que únicamente cuentan con un aspirante al sacerdocio en sus diócesis, y no menos en Ibiza y Calahorra (2 seminaristas), Barbastro y Solsona (con 3 aspirantes) y Menorca y Mondoñedo-Ferrol (que tienen 4 seminaristas cada una).

Crecimiento en el sur

Aunque el descenso, mayor o menor, es la tónica de la práctica totalidad de las diócesis, lo cierto es que algunas de ellas han experimentado a lo largo de este curso un crecimiento vocacional respecto al curso pasado. Un mapa imaginario describiría un ligero repunte en el sur de España, mientras que en el norte, tradicional vivero de vocaciones, el descenso se agudizaría.

Entre ellas, cabe destacar algunas de Andalucía, especialmente Almería, que sube de 16 a 22 seminaristas; Córdoba (de 38 a 41); Huelva (de 6 a 7); y Sevilla, que aumenta en dos efectivos los 62 con que contaba el año pasado. Como ya se ha comentado, la diócesis que más crece es la de Orihuela-Alicante (que pasa de 34 a 44), seguida de la de Santander, que el curso pasado contaba con 11 seminaristas y ahora ha aumentado la cifra hasta 16.

En cuanto a las nuevas incorporaciones, Madrid continúa a la cabeza, con un total de 35 nuevos seminaristas, seguida de Cuenca, con 23; Orihuela, con 15 seminaristas de primer año; Sevilla y Toledo, con 13; Cartagena, con 11; y Getafe, que tiene 10 nuevos seminaristas.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...