Descartan vetar el burka en la provincia

Burriana, Benicarló y Alcalà de Xivert no se plantean de momento seguir con el ejemplo, a pesar de la polémica.Reconocen que es "una humillación" para la mujer y que se trata una situación social "muy complicada".

La polémica de la prohibición de llevar velo musulmán integral, el burka, en los edificios municipales llega a Castellón, después de que el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, anunciara que por decreto limitará su uso, sumándose así a las censuras de la vestimenta en Tarragona y Lleida. Y es que, pese a que la noticia ha causado revuelo en las localidades con población inmigrante musulmana más elevada, por el momento, dicen que no seguirán el ejemplo.

Así, Burriana, con un 6% de censados de países musulmanes, no se ha planteado prohibirlos, como indica su alcalde, José Ramón Calpe, aunque opina que "el burka es una clara humillación a la mujer y no se deberían permitir esas cosas, pero esto choca con la libertad religiosa". Los otros grupos políticos municipales consultados por este rotativo tampoco se mostraron proclives a seguir la iniciativa catalana.

Sin duda, otro de los municipios afectados es Benicarló, con una destacada población islámica. Su primer edil, Marcelino Domingo, asegura que "ni lo hemos pensado, pero creo que la oposición tampoco presentará una iniciativa al respecto". Así, el portavoz socialista, Enric Escuder, reconoce que "es una situación complicada. En los colegios ya se prohibe llevar algo en la cabeza, no solo el velo, sino también gorras". También indica que "la única posibilidad para vetarlo es aferrarse a motivos de seguridad, como han hecho en Cataluña".

Por su parte, José Luis Guzmán, desde el Bloc, afirma que "lo importante es la convivencia y habría un momento en el que las partes tendrían que ceder".

MAYOR PORCENTAJE // La localidad con mayor porcentaje de censados marroquís es Alcalà de Xivert, con casi un 10% del padrón, según los datos del Instituto Nacional de Estadística. Aunque, por el momento, "ni se ha hablado de la posibilidad de censurar el uso del pañuelo ni lo haríamos si la oposición lo pidiera en un momento dado", asevera el edil popular Ricardo Aguilar.

Por otro lado, el uso del hijab (el velo más extendido en occidente) en los colegios por parte de las niñas musulmanas generó controversia en la comunidad educativa de Castellón, tras la prohibición de ir a clase a la pequeña Najwa en un centro escolar de Madrid.

La Conselleria de Educación no marca criterios y deja en manos de las propias direcciones de los colegios la decisión final. Los institutos castellonenses tienen plena potestad, de acuerdo a sus normas internas de convivencia, de decidir si lo aceptan o no.

Por el momento, la comunidad islámica de la provincia puede respirar tranquila, aunque el debate ya se está extendiendo por Europa. Bélgica fue el primer país en prohibir a las mujeres la utilización del burka y el nikab en los lugares públicos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...