Denuncian al cardenal Cañizares por mantener símbolos franquistas en iglesias de Valencia

Las denuncias presentadas contra la exalcaldesa Rita Barberá y el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, enumeran decenas de símbolos y honores que deberían haber sido retirados en cumplimiento de la ley de 2007. Por lo que se refiere a Rita Barberá se cita el Monumento a los Caídos en la plaza de la Porta de la Mar; un escudo anticonstitucional en la fachada de un centro Juvenil de la Calle Pablo Meléndez; otros en los colegios Padre Mansón y Teodoro Llorente, o en la fachada de la Comandancia de la Guardia Civil de Patraix y en la de Benimaclet.

Por su parte, en la denuncia al cardenal Cañizares se pone como ejemplo el retablo del Altar Mayor de la Iglesia de la Santa Cruz de Valencia, donde existe una pintura idéntica al General Francisco Franco; la parroquia de San Valero, donde se observa una placa cuya leyenda finaliza con la expresión «año de la Victoria 1939»; o la Iglesia de la Punta, donde existe una hornacina en la fachada dedicada a José Antonio, fundador de Falange Española, y otros «caídos».

El Grupo para la Recuperación de la Memoria Histórica, no obstante, sigue trabajando en Valencia y en el resto de la provincia de Valencia y ya ha pedido la retirada de vestigios franquistas en 21 municipios, los últimos ocho ayer mismo.

En Valencia capital añade el escudo franquista que preside el cuartel de la Guardia Civil en el Paseo Cantarranas. Y en Algemesí, Canals, Foios, Nàquera, Quart de Poblet, Rafelbunyol, Torrent y Chiva se han detectado nuevas reminiscencias del franquismo, como calles en honor al Aviador Franco, placas a los «Caídos por Dios y por España» e incluso un cuadro del dictador y de José Antonio Primo de Rivera que presidían el Casino Gran de Canals. «Todos los actos públicos del pueblo se celebran allí, con estos personajes presidiendo y con un cuadro del rey más pequeño en medio», dijo Matías Alonso.

Varios ayuntamientos, entre los que destacó los de Lliria y Quesa, ya han dado una respuesta positiva, pero otros tiene que decidirse todavía sobre el cumplimiento de la legislación vigente y sobre sus graves consecuencias.

«Esto no es el Levante Feliz que se promocionó en su tiempo. Nuestro trabajo es hacer saber que hay pueblos que ahora tienen placas y calles con nombres de quienes los bombardearon durante la guerra», explicó Alonso. «Ningún demócrata debe permitir que permanezcan lugares de honor a los represores y que se les dé una pátina de normalidad, cuando no lo es», añadió.

Por su parte, el letrado Eduardo Ranz explicó que se han iniciado procedimientos administrativos para ejercer el «derecho de petición» y exhortar a todos estos ayuntamientos a eliminar los vestigios franquistas de sus calles. Los consistorios tienen un plazo de 45 días para responder.

iglesia santa cruz Valencia

Retablo del Altar Mayor de la Iglesia de la Santa Cruz de Valencia, donde existe una pintura idéntica al General Francisco Franco

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...