Delegación del Gobierno de Madrid reconoce «sentirse presionada» por el Ayuntamiento ante la visita del Papa

Se evitarán cargas policiales pero se trabajará en atajar las protestas

La Policía trabaja con la posibilidad de que las protestas de los 'indignados' en Madrid se alarguen varias semanas para que coincidan con la visita del Papa. La incógnita es cuánto va a durar el pulso.

Interior va a mantener el despliegue policial de las últimas 48 horas blindando las plazas-objetivo y cortando la entrada a Sol siempre que se considere necesario por motivos de seguridad, como ha ocurrido este jueves. Han venido refuerzos policiales de otros puntos de España y se va a seguir actuando con "criterios de proporcionalidad" evitando las cargas policiales pero con el convencimiento de que se tienen que atajar las protestas.

Según fuentes policiales, se ha decidido desalojar ahora porque la primera quincena de agosto es "la más hábil y viable policialmente hablando".

Interior y la Policía desvinculan esta decisión de la visita del Papa y fuentes de la Delegación del Gobierno de Madrid reconocen "sentirse presionados" por el Ayuntamiento de la capital ante la visita papal. Ni el Ministerio de Interior ni la Delegación del Gobierno, ni el Ayuntamiento de Madrid han querido dar de momento ninguna explicación pública.

Lo que se está analizando ahora es la fórmula para no cortar los servicios de Cercanías ni del Metro. Este jueves también se han cortado estos servicios centrales e Interior es consciente de que la ciudad se está paralizando.

Archivos de imagen relacionados

  • Sol-cerrada
  • Sol-cerrada
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...