Declarados culpables 16 amish acusados de odio religioso en EE.UU.

Los sujetos actuaron motivados por diferencias religiosas, por lo que podrían enfrentarse a condenas de 17 años de cárcel

Un jurado federal de Cleveland declaró hoy culpables a los 16 miembros de la comunidad amish en Ohio acusados de atacar a correligionarios para cortarles el cabello y las barbas motivados por diferencias religiosas, por lo que podrían enfrentarse a condenas de 17 años de cárcel. Todos los acusados, entre ellos el obispo amish Samuel Mullet Sr. considerado el autor intelectual, fueron hallados culpables de cargos entre los que se incluyen conspiración, secuestro y odio religioso, entre otros.

"Aunque los cargos aplicados pueden suponer una sentencia de cadena perpetua, el juez puede escoger la duración determinada, y las directrices federales en el caso lo sitúan probablemente en torno a los 17 años", explicó Mike Tobin, portavoz de la oficina del fiscal al diario Plain Dealer de Cleveland. El fallo definitivo del juez está previsto para el 24 de enero próximo.

"No fueron meros cortes de pelo, fueron ataques violentos. Nuestra comunidad debe tener tolerancia cero con este tipo de ataques", explicó Steven Dettelbach, fiscal del Distrito Norte de Ohio. Según los documentos de la investigación, Mullet habría planeado estos ataques después de que varias familias amish que vivían en la comunidad Bergholz, dirigida por el obispo de 66 años, le acusasen ante un consejo de ancianos amish de imponer castigos físicos contra aquellos miembros que no cumplían con sus órdenes.

Además, denunciaron que Mullet forzaba a mujeres amish casadas a acostarse con él para "depurarlas del demonio". Como respuesta, Mullet y sus seguidores irrumpieron en las casas de las víctimas, entre ellas su propia nuera, para cortar las barbas y el pelo de los hombres, un gesto que para los amish supone un grave descrédito y humillación ya que son considerados sagrados.

Los ataques se produjeron en cuatro condados de Ohio entre septiembre y noviembre de 2011. Por su parte, la defensa, que reconoció que los ataques se habían producido, criticó la decisión del jurado por estar magnificada. "En esencia, éste es un caso de violencia doméstica elevado a la condición de delitos de odio religioso. Sienta un terrible precedente, ya que ninguno de los incidentes está influido por la religión de una persona", señaló Edward Bryan, abogado defensor.

Los amish son un grupo de congregaciones cristianas dentro de las iglesias menonitas, conocidos por su vida austera y su renuencia a adoptar técnicas y comodidades de la vida moderna. En EEUU viven cerca de 250.000 amish, repartidos principalmente por los estados de Pensilvania, Ohio e Indiana.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...