Cumple 150 años promulgación de las Leyes de Reforma

Mañana lunes se cumple siglo y medio de la publicación de las leyes proclamadas por Benito Juárez, cuyo propósito principal fue separar a la Iglesia del Estado y consolidar la Independencia de México.

Este lunes se cumple siglo y medio de que el entonces presidente Benito Juárez proclamara en la ciudad de Guanajuato Las Leyes de Reforma, cuyo propósito principal fue separar a la Iglesia del Estado y consolidar la Independencia de México.

El hecho se dio el 6 de septiembre de 1860, en plena guerra entre liberales y conservadores, con un gobierno en constante peregrinaje por la persecución de los enemigos políticos del Benemérito de las Américas.

El político liberal, quien es recordado por la frase "Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz", logró concretar en México las Leyes de Reforma expedidas entre 1859 y 1860.

De acuerdo con la investigadora emérita de la Universidad Nacional Autónoma de México, Clementina Díaz y de Ovando, las conmemoraciones del Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución no deben hacer olvidar que la promulgación de las Leyes de Reforma mantiene significado trascendental en el ser de México.

Fue el 12 de julio de 1859, cuando el presidente Benito Juárez, en plena lucha con los conservadores, promulgó la primera de estas leyes, misma que prescribe la nacionalización de los bienes eclesiásticos.

En comentarios al estudio jurídico (publicado por la UNAM, el año pasado), 150 años de las Leyes de Reforma 1859-2009, del doctor Fernando Serrano Migallón, Díaz y de Ovando afirma que para este historiador estas leyes implicaron una prolongación de la lucha a favor de la Independencia.

Con ellas, el país alcanzó libertad plena, así como una auténtica identidad nacional. La reflexión de Serrano Migallón, añade la investigadora, es también pertinente porque haber promulgado la separación del Estado y la Iglesia y haber establecido el laicismo como principios inviolables, ha cerrado para siempre las puertas a cualquier intento de dar marcha atrás en lo alcanzado.

“El laicismo no es contrario a las creencias y prácticas religiosas. En realidad como lo expresaba la Ley de Cultos, también de la Reforma, se abre no sólo al catolicismo, sino a cualquier otra religión”, explica la investigadora.

Las Leyes de Reforma inician con la relativa a la nacionalización de los bienes del clero (12 de julio de 1859), continúan con la ley del matrimonio civil y la Ley Orgánica del Registro Civil (23 de julio y 28 de julio del mismo año, respectivamente). Pocos días después, el 31 de julio, se emite el decreto que establece el cese de toda intervención del clero en los cementerios.

El 11 de agosto de 1859 el gobierno juarista decreta que los funcionarios públicos deben dejar de rendir pleitesía a los clérigos y fiestas católicas, ya que prohíbe la asistencia de aquéllos a las "funciones de la Iglesia". Y la del 4 de diciembre de 1860, que estableció la libertad de cultos.

En un discurso pronunciado el 9 de mayo de 1861, ante el Congreso de la Unión, el presidente Benito Juárez expresó: "El gobierno, que, desde que residió en Guanajuato, procuró la reunión del Congreso sin poderla lograr por circunstancias superiores a la voluntad de los representantes, no pudo sacrificar la sustancia a la forma y se determinó a ejercer la facultad legislativa en cuantas materia sea necesario.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...