Consejo de Seguridad apoya el diálogo inter-religioso como estrategia de paz

COMENTARIO: Hasta los altos organismos mundiales caen en limitar la civilización a las religiones, y en aplicar un multiconfesionalismo a lo que en el siglo XVI dio bases para el laicismo moderno, única solución para la convivencia democrática.

El Consejo de Seguridad de la ONU respaldó hoy la promoción del diálogo entre religiones como una estrategia para alcanzar la paz, así como la labor en este terreno de iniciativas como la Alianza de Civilizaciones.

Los 15 miembros del máximo órgano expresaron su apoyo a ésta y otras propuestas en una reunión organizada por la delegación del Líbano, que ocupa este mes la presidencia rotatoria de la institución.

El primer ministro libanés, Saad Hariri, fue el encargado de presidir el encuentro, al que también asistió el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

El máximo responsable del organismo mundial afirmó en su intervención que el diálogo puede ser "un antídoto" al prejuicio, el odio, el extremismo y la incitación al enfrentamiento entre los pueblos.

Por ello, destacó la relevancia de la labor que lleva a cabo la la Alianza de Civilizaciones, la iniciativa puesta en marcha en 2005 por España y Turquía para superar las diferencias entre países, culturas y religiones.

"El respaldo a la Alianza crece. Acabamos de dar la bienvenida a su miembro número 100, Estados Unidos", recordó Ban, que asistirá el jueves a la apertura en Río de Janeiro del III Foro de la Alianza de Civilizaciones.

Para el secretario general, esta invitación al diálogo "es la iniciativa correcta, en el momento correcto", ya que "el mundo cambia con mucha rapidez y de manera impredecible".

Los conflictos que han desangrado al Líbano en las últimas décadas "no han doblegado nuestra voluntad de vivir juntos en un mismo país, enriquecido por la diversidad y la apertura, y compartido por cristianos y musulmanes", agregó Hariri en su intervención.

"La necesidad del diálogo entre personas de fe y cultura diferentes es mayor hoy en día, en vista de los problemas que afrontan las relaciones entre pueblos y comunidades", apuntó.

El primer ministro libanés pidió "abrir puertas" entre culturas y evitar que "conflictos remotos" se reflejen en las realidades de otros países.

"El diálogo en la vida cultural, social y política, o lo que nosotros llamamos la vida compartida, es la senda a la preservación de la unidad y en enriquecimiento de la pluralidad", indicó Hariri, quien aseguró que esos principios son el núcleo de los acuerdos que en 1989 pusieron fin a la larga guerra civil libanesa.

Al mismo tiempo, resaltó que el diálogo no puede prevalecer si no se afrontan "injusticias" como la ocupación israelí de los territorios palestinos y la denegación de sus derechos nacionales.

"Una paz justa es necesaria para el éxito del diálogo como un instrumento para la resolución de crisis y el acercamiento entre el mundo occidental y el mundo árabe y musulmán", acotó.

La embajadora adjunta de EE.UU. ante la ONU, Brooke Anderson, también hizo referencia en su discurso al conflicto entre israelíes y palestinos al destacar los esfuerzos diplomáticos de Washington para reanudar el proceso de paz y abrir el camino a una solución negociada basada en la fórmula de los dos Estados.

"Instamos a nuestros socios internacionales, tanto dentro como fuera del Consejo, a promover una atmósfera propicia a la colaboración de las partes", señaló la diplomática.

Anderson mencionó también la reciente decisión de su país de sumarse a la Alianza de Civilizaciones, que se ha convertido "en una red importante de socios que promueve el diálogo e impulsa proyectos en áreas como la juventud, la educación, los medios de comunicación, así como los inmigrantes".

"Apoyamos la misión de la Alianza y creemos que al unirnos a ella, podemos profundizar el enfoque innovador e integral de esta prometedora iniciativa cultural", agregó.

El subsecretario de Estado de Exteriores británico, Alistair Burt, también sumó el respaldo del nuevo Ejecutivo de Londres al encuentro de la Alianza que arranca el jueves en Río de Janeiro.

Al mismo tiempo, subrayó que el diálogo entre religiones debe girar alrededor de "los valores humanos universales" recogidos en tratados como la Declaración Universal de los Derechos Humanos y otros instrumentos similares de Naciones Unidas.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...