¿Conoce algún ‘endemoniado’? El Vaticano enseña a hacer exorcismos hasta por teléfono

Monjas ortodoxas rumanas en el entierro de una compañera que murió en 2005 presuntamente durante un ritual exorcista.

Cerca de 200 aspirantes a exorcista se reunieron el lunes en Roma, junto a teólogos, criminalistas, psicólogos y otros expertos, para participar en un curso de una semana sobre cómo expulsar a los demonios, un servicio cada vez más demandado, según la agencia de noticias Reuters.

“La cifra de exorcismo se ha incrementado claramente en los últimos años, a medida que ha ido creciendo el número de peticiones”, ha explicado el profesor Giuseppe Ferrari, de la universidad Pontifical Regina Apostolorum.

Según contó el sacerdote siciliano Benigno Palilla a Radio Vaticano, la demanda de exorcista se ha triplicado, puesto que sólo en Italia se dan medio millón de supuestos casos de posesión al año. En su opinión, debido a la popularidad de las lecturas de cartas, que “abren la puerta al demonio”.

Cabe recordar que se trata de una cuestión de fe, sin respaldo científico. Nada prueba que los demonios existan y que, en caso de existir, tomen posesión de seres humanos, una creencia medieval que ha sobrevivido y que en algunos casos ha provocado víctimas mortales al ejercerse rituales tan salvajes como inútiles.

En 2014, el Vaticano respaldó a la Asociación Internacional de Exorcistas, que representa a 200 sacerdotes católicos, anglicanos y ortodoxos, según el diario The Guardian. Ahora esta conferencia tiene como objeto completar su formación, puesto que “un exorcista autodidacta seguro que comete errores”, según Padilla.

Además de aprender a diferenciar una presunta posesión demoniaca de una enfermedad mental, o los secretos de la brujería africana, los alumnos reciben formación sobre cómo realizar exorcismos incluso por teléfono celular.

“Me llaman y me preguntan y así es cómo lo hago”, explicó a Reuters el cardenal albano Ernest Simoni, de 89 años, que lee oraciones en latín a través del celular como si estuviera efectuando el rito en persona.

Los estudiantes, entre los que hay docenas de mujeres, recibirán un certificado, pero eso no significa que puedan expulsar demonios: sólo los sacerdotes pueden hacerlo, y con permiso de su obispo. El certificado les permite actuar como “exorcistas auxiliares”, dando apoyo moral y religioso al sacerdote.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...