Condenado a muerte por blasfemo un periodista afgano

La justicia afgana condenó el martes a la pena de muerte por blasfemia a un periodista que trabajaba en el diario local Jahan-e Now (Nuevo Mundo), según informó ayer el presidente del tribunal de la ciudad de Balkh, Shamsur Rahman, quien añadió que le había sido aplicada la ley islámica. Sayed Perwiz Kambajsh, de 23 años, fue detenido hace tres meses por las autoridades provinciales. Podrá recurrir la sentencia ante tres tribunales de apelación, según dijo Rahman, lo que la familia del condenado ya ha confirmado que hará. La detención de Kambajsh se produjo después de las quejas recibidas por parte de varios de sus compañeros de universidad por presuntas burlas al islam y al Corán y por publicar un artículo en el que afirmaba que el profeta Mahoma ignoró los derechos de las mujeres. La situación de Kambajsh ha sido denunciada por organizaciones de periodistas, que intentan presionar al Ejecutivo afgano para que le libere. "El Comité para la Protección de Periodistas está preocupado por el fracaso de su Gobierno para aprobar las propuestas reformas de medios de comunicación en un momento en el que la prensa afgana está siendo restringida", señaló la organización, mientras el presidente de la asociación afgana de periodistas independientes, Rahimullah Samandar, indicaba: "Hemos apelado a la comunidad internacional, en particular a las organizaciones de defensa de los periodistas y de la libertad de expresión, para que nos ayude a encontrar un abogado para defender a Kambajsh, porque nadie quiere hacerlo". Según él, las autoridades "están presionando a los periodistas afganos para que no escriban sobre el asunto". El fiscal adjunto de Balkh, Hafizullah Jaligyar, amenazó el pasado lunes con detener a todos los periodistas que apoyen al condenado, afirmando que el joven había "confesado" sus crímenes. En opinión de Sayed Yaqub Ibrahimi, hermano de Kambajsh, también periodista, el veredicto del tribunal de Balkh es "muy injusto". Pidió también ayuda a la comunidad internacional y aseguró que el juicio a su hermano se hizo a puerta cerrada y sin abogado defensor. Dos periodistas que habían sido también condenados a muerte por haber insultado al islam consiguieron escapar de prisión hace varios años y pidieron asilo en Occidente. Por su parte, la organización no gubernamental Reporteros sin Fronteras (RSF) pidió ayer al presidente de Afganistán, Hamid Karzai, que "intervenga inmediatamente antes de que se haga algo irreparable", según un comunicado en el que también asegura: "Nos sentimos muy afectados por esa decisión [la condena], tomada precipitadamente y sin ninguna preocupación por la libertad de expresión, protegida por la Constitución. Sayed Perwiz Kambajsh no ha cometido ningún crimen", asegura RSF.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...