Condena de 17 años de cárcel a un cura de Badajoz por abusar de dos niños y de 4 años a los padres por consentirlo

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Mérida ha condenado a 17 años de prisión al cura de Mengabril (Badajoz) José Donoso Fernández por abusar de dos niños de 12 años. El tribunal considera probado que Donoso se valió de su “superioridad moral” para aprovecharse sexualmente de los dos menores en 2014. EL PAÍS destapó el caso en 2015.

La sentencia sostiene que Donoso, de 68 años, alojó en 2013 en su casa parroquial de Mengabril, de 500 habitantes, a un matrimonio rumano sin recursos. Un año después, el párroco “procedió a mantener relaciones sexuales” con un hijo de esta pareja. “Llegó a pasar la noche y a dormir en la misma cama con el menor”, recoge la resolución, que insiste en el «ánimo libidinoso» del pastor.

Los padres del niño, F. C. y D. P., “conocieron” y “consintieron” los abusos del párroco a su hijo, según el fallo. El juez les condena a cuatro años de prisión y a cinco de libertad vigilada.

Donoso también abusó en 2014 de un segundo niño de 12 años. Se trata de un monaguillo que formó parte del grupo de jóvenes de catequesis. El menor sufría un trastorno de aprendizaje y de déficit de atención, según la sentencia.

“Se lo llevo a uno de los dormitorios de la casa parroquial de Mengabril, se acostó en una cama con él, y le pidió que le realizará una felación, cosa que el menor hizo”, recoge el fallo.

La resolución considera también probado que Donoso vulneró una orden de alejamiento y comunicación que el juez le impuso tras ser arrestado, en enero de 2015. Lo hizo al enviar al niño los siguientes mensajes de WhatsApp: “Si vas a ver esta tarde a don Enrique, te dará 10 euros, ya se lo he dicho yo” y “no has abierto los mensajes que te he mandado de voz. Un gran beso y abrazo”.

“Te quiero mucho. Esta noche hablamos. Perdóname”

El cura también remitió a este menor los siguientes mensajes pese a tenerlo prohibido por el juez: “Te quiero mucho, quiero que seas bueno, que te portes bien, por favor, para que te hagas un hombre y tengas trabajo y casa. Adiós,”; “Yo no sabía poner WhatsApp pero he aprendido a ponerlo por ti, para que veas lo que te quiero”; “Te quiero mucho. Esta noche hablamos. Perdóname”.

La sentencia condena a 24 meses de multa a Donoso por quebrantar esta orden de alejamiento. Y obliga al cura al pago de 60.000 euros a los dos niños como responsabilidad civil.

Las pesquisas sobre los abusos sexuales de Donoso arrancaron en 2014 cuando este periódico y el Ayuntamiento de Mengabril recibieron una denuncia sobre la actividad delictiva del cura. Los servicios sociales del Consistorio elaboraron entonces un informe que remitieron al Defensor del Menor de la Junta de Extremadura. Y advirtieron a la Guardia Civil de los movimientos de este clérigo que aterrizó en el pueblo en 2011.

El confidente anónimo, que coincidió con Donoso en 1981 en el Seminario Metropolitano de San Atón de Badajoz, dijo al Ayuntamiento de Mengabril. “Les dije que tuvieran cuidado con Donoso porque a mí me puso la mano en la entrepierna. Y, cuando se la retiré, comenzó a maltratarme”.

Antes de aterrizar en Mengabril, José Donoso Fernández (Don Benito, Badajoz, 1948) trabajó como formador del Seminario Menor de San Antón de Badajoz y ejerció como profesor de Geografía, Historia y Arte en los Institutos de Educación Secundaria (IES) Castelar (Badajoz), Santiago Apóstol (Almendralejo) y Albárregas (Mérida).

El cura se hizo célebre en Mengabril por decirle a los jóvenes frases como “tened cuidado, las mujeres son muy putas” o «las mujeres se casan por dinero».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...