Concentración por la laicidad de la Asamblea de Mujeres de Vizcaya

La ASAMBLEA DE MUJERES DE VIZCAYA convocó una concentración el domingo 12 de febrero en favor de la laicidad y contra las actitudes lesbófobas, machistas y patriarcales de la jerarquía católica.

Domingo , 10 de febrero

 a las 12:00 del mediodía delante de la Iglesia de San Nicolás en BIlbao y precintaje de la misma por lesbofoba, machista y patriarcal!!
 
CONCENTRACION

LAS FEMINISTAS A FAVOR DE LA LAICIDAD

Todas las religiones, especialmente los monoteísmos y sus clérigos, han mostrado siempre una irrefrenable obsesión por reglamentar lo que las mujeres deben hacer y dejar de hacer. No es casualidad, por tanto, que feminismo y laicismo vayan de la mano en la defensa los derechos humanos y la libertad de las mujeres.

El laicismo surge hace cuatro siglos en Europa como respuesta a las guerras de religión para proteger la libertad de conciencia y el derecho a discrepar. Es una conquista histórica lograda contra las religiones que pretende separar la Iglesia del Estado, la religión de la política. Las iglesias siempre han opuesto resistencia a la laicidad que busca el respeto para quien no es creyente. En los últimos años se ha vuelto insufrible la interferencia de la jerarquía católica en los asuntos públicos, especialmente en todo aquello que tiene que ver con los derechos de las mujeres y la sexualidad. La Iglesia romana es machaconamente beligerante pretendiendo imponer su particular punto de vista a toda la ciudadanía, olvidando interesadamente que muchas personas no somos creyentes y quedamos por tanto fuera de su magisterio. Los y las creyentes siempre tendrán la posibilidad de seguir las directrices de los prelados, nadie les va a impedir vivir conforme a sus propias convicciones, nadie les pide que aborten, que recurran a la eutanasia o que tengan relaciones homosexuales. Pero no es aceptable que recriminen al resto no vivir según esas convicciones. Ni que exijan que las leyes que han de gobernarnos a todos y a todas sean compatibles con su credo.

Últimamente, además, hemos asistido a una extensión de los derechos civiles a sectores de la población que habían estado excluidos de ellos y también a un distanciamiento de gran parte de la ciudadanía de los postulados morales y religiosos defendidos por la jerarquía católica. La Iglesia no es capaz de aceptar ni lo uno ni lo otro. Resulta sarcástico que una institución que se ha caracterizado históricamente por su intolerancia, su intransigencia, la negación de los derechos humanos y un largo etcétera, reclame ahora para sí derechos que constantemente ha negado a quienes no comulgan con sus preceptos. No podemos olvidar las cantidades ingentes de dinero del erario público que año tras año recibe la Iglesia Católica: lo que reciben directamente de los presupuestos generales del estado, la financiación de la enseñanza privada católica, la financiación del profesorado de religión de la enseñanza pública, la financiación de los sueldos y seguridad social de los clérigos o  las exenciones fiscales.

Que encima no podamos darnos de baja de semejante institución cuando queramos es el colmo de la indecencia: la Iglesia pone sistemáticamente enormes dificultades a quien decide apostatar, vulnerando así el derecho fundamental de las personas a no pertenecer a una institución a la que no desean pertenecer.

El laicismo es el único marco capaz de garantizar la convivencia de personas que tienen ideas y creencias diferentes en una sociedad plural. Defiende que no se puede discriminar ni molestar a nadie por motivos religiosos, igual que exige la obediencia de toda la ciudadanía a unas mismas leyes.

Por todo ello es inaplazable que la Iglesia Católica (como las demás confesiones y asociaciones privadas) se autofinancie y se abstenga de inmiscuirse en la legítima elaboración democrática de las leyes que regulan la convivencia de toda la ciudadanía al margen de las creencias particulares de cada cual.

ASAMBLEA DE MUJERES DE BIZKAIA


FEMINISTAK LAIKOTASUNAREN ALDE

Erlijio guztiek, eta bereziki monoteismoek eta berauen klerikoek, beti erakutsi izan dute obsesio geldiezina emakumeek egin behar dutena eta egin behar ez dutena arautzeko. Ez da kasualitatea, beraz, feminismoa eta laikotasuna elkarrekin joatea giza eskubideen eta emakumeen askatasunaren defentsan.

Laikotasuna orain lau mende sortu zen Europan, erlijio-gerrei erantzuna emateko eta kontzientzi askatasuna eta iritzi ezberdina izateko eskubidea babesteko. Erlijioen kontra lortutako konkista historikoa da, Eliza eta Estatua, erlijioa eta politika, bereizteko ahalegina egiten duena. Elizak beti jarri izan dira sinestuna ez denarentzako errespetua bilatzen duen laikotasunaren aurka. Baina, azken urteotan, hierarkia katolikoak herri kontuetan izan duen interferentzia, bereziki emakumeen eskubideekin eta sexualitatearekin lotutako guztian, jasanezina izatera iritsi da. Erromatar Eliza behin eta berriz ahalegindu da bere ikuspuntua herritar guztiei inposatzen, eta apropos ahazten du pertsona asko ez garela sinestunak, eta, beraz, bere irakaspenetatik kanpo geratzen garela.  Emakume eta gizonezko sinestunek beti izango dute aukera prelatuek adierazitako ildotik jarraitzeko, inork ez die euren usteekin bat eginda bizi daitezen ukatuko, inork ez die eskatuko aborta dezaten, eutanasiara jo dezaten edo harreman homosexualak izan ditzaten. Baina ez da onargarria beraiek besteak gaitzestea uste horiekin bat ez etortzeagatik. Eta ez da onargarria, era berean, guztiontzat arau izango diren legeak euren sinesteekin bat etortzen direnak izan daitezen eskatzea ere.

Azken aldi honetan, herritarren eskubideak hedatu egin dira orain arte horietatik kanpo geratzen zirenen artean ere, eta, bestalde, herritar asko urrundu egin dira hierarkia katolikoak defendatzen dituen postulatu moral eta erlijiozkoetatik. Eliza ez da gai, ez bata, ez bestea onartzeko. Isekaria da historikoki intolerantea, amorerik ematen ez duena, giza eskubideak ukatu dituena eta abar eta abar izan den erakunde batek orain berarentzat eskatzea beraren manuekin ados ez daudenei etengabe ukatutako eskubideak.  Ezin ditugu ahaztu Elizak urtero-urtero altxor publikotik –hots, sinestun eta sinesgabeen zergetatik-  jasotzen dituen diru kopuruak: zuzenean Estatuko aurrekontu nagusietatik jasotzen dutena, hezkuntza katoliko pribatuaren finantziazioa, hezkuntza publikoan erlijio-irakasleen finantziazioa, klerikoen soldatak eta gizarte segurantza edo zerga-salbuespenak.

Eta, gainera, halako erakunde batetik nahi dugunean gure izena kendu ezin izatea  zantarkeriaren gaindia da: Elizak egundoko oztopoak jartzen dizkio, sistematikoki, apostasia egitea erabaki duen orori, eta, horrela, zapaldu egiten du pertsonek nahi ez duten erakunde baten parte ez izateko duten eskubidea.

Laikotasuna da gizarte plural batean ideia eta uste desberdinak dituzten pertsonen bizikidetza bermatzeko gai den marko bakarra, eta erlijioarengatik inor diskriminatu ezin dela defendatzen duen sistema bakarra.

Horregatik guztiagatik, ezin da gehiago geroratu Eliza Katolikoaren (bestelako erlijio eta elkarte pribatuak bezala) autofinantzaketa. Horretaz gain, oraintxe bertan utzi beharko lioke herritar guztien bizikidetza arautzen duten legeak demokratikoki eratu daitezen eragozteari, norberaren sinesmen partikularretatik at.

 

BIZKAIKO EMAKUME ASANBLADA

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...