Colau quiere enviar un mensaje claro con el protocolo de su investidura

Barcelona en Comú prepara un acto donde las plataformas ciudadanas ocupen un lugar preferente y pretende relegar a al mismo tiempo a la Iglesia y el Ejército

Las entidades y empresas sociales ocuparán un lugar preferente en la investidura de Ada Colau como alcaldesa de Barcelona en un acto en el que quedarían relegados el Ejército y la Iglesia. Según ha podido saber la Cadena SER, esto es lo que planea el equipo de Barcelona en Comú que estos días trabaja con los responsables de protocolo del Ayuntamiento diseñando una investidura que busca enviar «un mensaje político clarísimo».

Un mensaje para que desde el minuto cero los barceloneses interpreten que las cosas han cambiado. Por eso el equipo de Barcelona en Común tiene claro que en la foto de investidura de la que será la primera alcaldesa de la ciudad aparecerán en los lugares preferentes del Salón de Ciento las entidades y las empresas y cooperativas sociales. También se han planteado invitar plataformas como por ejemplo la de afectados por la hipoteca de Nou Barris.

Al mismo tiempo, quieren restar protagonismo a los representantes del Ejército y la Iglesia situándolos más atrás de lo habitual, pero dentro de los márgenes de lo que permite el protocolo. En un principio, algunos miembros de la candidatura plantearon incluso no invitar a los militares, pero la idea se desestimó.

También propusieron situar junto al cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, un rabino y un imán, pero no encajaba en el protocolo que regula este acto.

Barcelona en Común quiere tener buena relación desde el primer día con la gran empresa, con las compañías de servicios energéticos y con las entidades financieras. Por eso las ha invitado, pero la idea es situarlas en un lugar donde quede claro que no son los que mandarán. Con estas empresas quieren inaugurar una nueva relación y pedirles implicación económica en proyectos sociales de envergadura.

Todo ello dentro del Ayuntamiento. Y para que sea también un acto popular, fuera, en la Plaza de Sant Jaume, quieren instalar pantallas gigantes y poner 300 sillas, convirtiéndolo así en una fiesta ciudadana. Ada Colau saludará a la gente que se reúna una vez Xavier Trias le haya dado la vara de alcalde y un concejal le haya puesto la faja de alcaldesa. Será cuando cruce la plaza para ir a la Generalitat donde pidió ser recibida, como es tradición, por el presidente de la Generalitat, Artur Mas.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...