Chile: Obispo justifica millonarios sueldos de capellanes castrenses

«Esto uno lo recibe, no es que lo exija», así respondió el actual obispo castrense, Santiago Silva, en la investigación que realizó T13 sobre el financiamiento de asignaciones a religiosos que cuentan con un rango militar.

En el reportaje emitido este domingo en T13, se dio a conocer que el Estado desembolsa más de $1.200 millones anuales en el financiamiento de los capellanes castrenses, religiosos que cuentan con un rango militar.

La cifra obtenida desde el Consejo de Transparencia, revela que estos sacerdotes reciben sueldos de hasta 10 veces más que un cura párroco, gasto del cual se encarga el subsecretario de las Fuerzas Armadas.

Estos capellanes hacen curso en alguna rama de las F.F.A.A., y son calificados como militares en servicio -cuyos grados a su vez determinan sus sueldos millonarios-. Esta función religiosa nace tras un acuerdo que se remonta a la época de la Independencia, aproximadamente en 1910, luego de conversaciones con el Vaticano.

El actual obispo castrense es Santiago Silva, quien se desempeña en el cargo desde el 2015 y que, a su vez, es cuestionado por el presunto encubrimiento de abusos sexuales en la iglesia católica.

Según la investigación, su sueldo bruto mensual supera los $3 millones y goza de beneficios como cualquier miembro de esa orden, es decir, cuenta con vivienda fiscal, mayordomo y vehículo con chófer.

Silva, al ser consultado en este reportaje, indicó que su sueldo «sí corresponde…me refiero al hecho de la ley como está hoy planteada, me refiero a los servicios que estamos prestando y al modo como tenemos hoy de vivir esta situación en el obispado castrense. Esto uno lo recibe, no es que lo exija«.

Sobre su presunto encubrimiento de abusos, el obispo castrense señaló que «hay una tensión un poco complicada, hasta qué punto yo como obispo tengo que denunciar a los sacerdotes».

«Me piden ser padre, hermano, amigo de los sacerdotes (…) entonces uno dice que hay cosas que hay que evaluarlas y hacerlas con criterio, de modo de no perturbar la relación con el sacerdote pero tampoco de modo de no perturbar la investigación de la justicia», añadió sobre el tema.

«Todos cometemos faltas de diferentes tipos, y el sacerdote que es una persona, un hombre, un ser humano, también puede hacerlo», sentenció el obispo Santiago Silva.

[VIDEO] Reportajes T13: Capellanes: Los millonarios sueldos de la fe

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...