Cataluña y País Vasco, las comunidades con menos católicos, y Extremadura, la que más

Informe del CESID sobre el catolicismo patrio por comunidades autónomas. Algunos cargan las tintas en los nacionalistas. Otros consideran que España toda entera se está convirtiendo en un «erial» católico. Lo cuenta Alex Navajas en La Razón

El País Vasco y Cataluña son las comunidades desde donde se elevan menos plegarias al cielo. Así, al menos, se desprende del último estudio del CIS sobre convicciones religiosas por autonomías. En la primera, el 73,4 por ciento de los encuestados se declara católico, mientras que en Cataluña lo hace el 69,5 por ciento. La Comunidad de Madrid es la que registra el menor porcentaje de católicos, con tan sólo el 68,7 por ciento, pero aventaja a las otras dos en práctica religiosa. Las dos regiones con más católicos son Castilla-La Mancha y Extremadura, con 9 de cada 10 habitantes. Hasta 25 puntos porcentuales le saca Extremadura, la región con más ciudadanos que se declaran católicos, a la Comunidad de Madrid, en donde la Iglesia cuenta con el menor porcentaje de fieles. Según los datos del CIS, a los que ha tenido acceso LA RAZÓN, las regiones con mayor porcentaje de católicos confesos ¬otra cosa es la práctica dominical¬ son Extremadura (94,4 por ciento), Castilla-La Mancha (91,2), Murcia (89,9), Castilla y León (88,3) y Cantabria (87,2). Los últimos puestos de la tabla los ocupan Madrid, Cataluña, País Vasco, Baleares y Navarra. Las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla registran también cifras muy bajas (70,6 y 64,4 por ciento, respectivamente), algo comprensible si se tiene en cuenta que son también las que arrojan el mayor porcentaje de toda España de creyentes de otras religiones (el 16,7 y 29,6 por ciento).

Los menos practicantes

País Vasco y Cataluña vuelven a figurar entre los últimos puestos en cuanto a práctica religiosa se refiere. El 16,9 y 11,3 por ciento respectivamente de los encuestados va a misa «casi todos los domingos y festivos», por debajo de la media nacional, que es del 18,5 por ciento. Sorprende el hecho de que algunas de las regiones que registran el mayor porcentaje de católicos son, paradójicamente, las menos practicantes. Es el caso de Extremadura, donde sólo 17 de cada 100 habitantes van a misa los domingos, o Valencia y Canarias, donde apenas son 14. En cifras, algo más de ocho millones de españoles cumplen habitualmente con el precepto dominical. Seis de cada diez catalanes (la cantidad más grande de España) no pisan «casi nunca» una iglesia al año. Les siguen los murcianos, con el 52,8 por ciento, e inmediatamente los vascos, con el 51,1.
Donde existen más probabilidades de encontrarse a un ateo es en Cataluña, Madrid y País Vasco. Casi 7 de cada 100 catalanes niegan la existencia de Dios. En la capital y en la comunidad vasca son el 6,4 y 6,2 por ciento respectivamente. En el apartado de los que se declaran «no creyentes», el País Vasco y Cataluña vuelven a ocupar los dos primeros puestos, con el 17,3 y el 19,5 por ciento respectivamente.
Estos datos, ciertamente, redundan en el número de seminaristas. El País Vasco, antiguo semillero de misioneros, apenas tiene ya aspirantes al sacerdocio. Según los datos de la Conferencia Episcopal Española (CEE), en el año 2002, las tres diócesis vascas sólo contaban con 31 futuros sacerdotes. La situación es peor aún en Cataluña, donde el seminario interdiocesano (de cinco diócesis catalanas) apenas tiene 24 estudiantes. Tan sólo Barcelona, con 62 seminaristas, se salva en cierto modo de la quema. Además, entre las diez diócesis con el mayor número de habitantes por seminarista, siete son catalanas o vascas. La diferencia con otras regiones en este punto es abismal. Mientras en Toledo hay un aspirante al sacerdocio por cada 4.954 habitantes, en Lérida lo hay por cada 150.762.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...