Carla Bruni también reprocha al Papa sus «dañinas» opiniones sobre el preservativo en África

Benedicto XVI suscitó un fuerte rechazo al cuestionar el uso del preservativo como método para combatir el sida en África, y tanto científicos como cooperantes en el continente, políticos e incluso en la propia Iglesia católicas se levantaron voces indignadas. A las críticas se ha sumado la primera dama de Francia, Carla Bruni, tachando de “dañinas” aquellas palabras. Queda por ver si esta condena compromete al esposo de Bruni, Nicolás Sarkozy, ya que a pesar de presidir la República laica por excelencia, se deshizo en guiños hacia el Santo Pontífice en su reciente visita a Francia, lo que provocó una gran polémica.

Bruni puso paños calientes a su crítica al discurso papal, ya que declaró que “en África, a menudo, es la Iglesia quien cuida a las personas enfermas”, pero a continuación añadió en referencia a las palabras del Papa sobre el preservativo que “es asombroso ver la diferencia entre la teoría y la práctica”. En una entrevista concedida a cinco lectoras de la revista Femme Actuelle y difundida por Efe, la primera dama francesa cree que las declaraciones de Pontífice fueron “deformadas por los medios”, pero las consideró "dañinas".

"La Iglesia debería evolucionar"
La ex modelo y cantante siguió abordando la lucha contra el sida, apuntando que “la Iglesia debería evolucionar en este aspecto” ya que le sorprende que “prohíba” el preservativo, “la única protección existente” contra el sida.

Ha mostrado su laicismo reiteradamente
No es la primera vez que Bruni muestra su perfil laicista. Aunque con motivo de su reciente visita oficial a España se destacaron en algunos medios aspectos relacionados con su físico, la primera dama francesa ha mostrado un perfil político propio progresista –apoyó a la socialista Segolene Royal- y sobre todo laicista. Así, mostró su apoyo a la familia de Eluana, la mujer italiana que falleció tras ser desconectada de la máquina que la mantenía con vida artificialmente desde hacía 17 años, desconexión que se produjo a pesar de las fuertes presiones de la Iglesia y del Gobierno de Berlusconi para evitarlo. Y también advirtió de que El Vaticano era “un Estado dentro de un Estado” en alusión a la influencia de la jerarquía católica en su país de origen, Italia.

¿Compromete a Sarko?
Las palabras de Bruni quizá puedan comprometer a su esposo Sarkozy. Aunque un portavoz del Gobierno francés se apresuró a expresar su gran inquietud por el mensaje del Pontífice apenas un día después de que se produjeran, el presidente galo cultiva en lo personal sus relaciones con el Papa, como demostró con la reciente visita del Santo Pontífice a Francia.

Guiños del presidente a Benedicto XVI
Los guiños del presidente a Benedicto XVI provocaron malestar entre los franceses, ya que aunque el país hace gala del laicismo que sustenta sus instituciones, Sarko no tuvo inconveniente en insistir en ofrecerle al Papa el concepto del “laicismo positivo”, una política colaboradora con la religión. A pesar de la complicidad entre ambos, también en aquella visita Benedicto XVI deslizó un reproche a su anfitrión cuando condenó firmemente el divorcio, un proceso por que Sarkozy ha pasado hasta en dos ocasiones, la última para casarse con Bruni.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...