Benedicto XVI «implora perdón» por los males que hay dentro de la Iglesia

El Papa, que visita Portugal, ha dicho -en referencia a la pederastia- que «las grandes persecuciones a la Iglesia no vienen de fuera, sino de los pecados que hay dentro de ella»

El Papa Benedicto XVI ha reconocido este martes, ante los periodistas en el interior del avión que le trasladó hasta Lisboa (Portugal) y en referencia a los casos de pedofilia, que "las grandes persecuciones a la Iglesia no vienen de fuera, sino de los pecados que hay dentro de ella".

En este sentido, según informa Ecclessia, la agencia de la Iglesia católica en Portugal, el Pontífice ha asegurado que es "realmente terrorífico" el sufrimiento de la Iglesia "por los ataques en su interior, por el pecado que existe dentro de la Iglesia misma". Además, pidió a los responsables eclesiales que estén "atentos" ante "los ataques del mal".

Con todo, ha destacado que la Iglesia tiene "una profunda necesidad de hacer penitencia y de implorar perdón" y ha apuntado también "la necesidad de justicia" en estos casos.

Aún con todo, el Pontífice ha concluido diciendo que "las fuerzas del bien están presentes y que, al final, es más fuerte que el mal". "La bondad de Dios es la última palabra de la historia", ha afirmado.

Primera visita pontificia a Portugal

El Papa aterrizó en Lisboa sin problemas, pese a la nube de cenizas que sobrevuela la Península Ibérica, para iniciar su primera visita al país luso.

El presidente portugués, Aníbal Cavaco Silva, el primer ministro, José Sócrates, y los responsables de los poderes legislativo y judicial, entre otros dignatarios lusos, y la cúpula de la Iglesia católica, acudieron al aeropuerto a recibir al Pontífice, en una extraordinaria concentración de autoridades.

Antes de pasear en el 'papamóvil' por las calles lisboetas, Benedicto XVI afirmó, en un breve discurso en portugués, que inicia este viaje, que hasta el viernes le llevará también a las ciudades de Fátima y Oporto, "bajo el signo de la esperanza".

Benedicto XVI, que destacó el valor del mensaje de Fátima, recordó que ésta es su primera visita a un país que desde sus albores mantuvo una especial relación con la Iglesia Católica y fue distinguido por ésta con el título de "fidelísimo por los altos y continuados servicios a la causa del Evangelio".

El jefe de Estado luso dio la bienvenida al Pontífice y exaltó como él la tradición católica de su país y dijo que "no es posible explicar Portugal sin las relaciones con la Santa Sede" desde sus orígenes como nación independiente.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...