Benedicto XVI, ante su polémica visita a Alemania: ‘La pederastia es un crimen’

Varios parlamentarios se han quejado y habrá protestas callejeras

El evangelista Marcos (6, 1-6) relata los murmullos y las protestas que ocasionó la vuelta de Jesús a su patria y las palabras con las que éste constató que "no desprecian a un profeta más que en su tierra, entre sus parientes y en su casa".

De la misma manera llega de vuelta a su país Benedicto XVI entre murmullos de parlamentarios que se resisten a prestar oídos a lo que pueda decir en su intervención ante el Bundestag alemán y protestas callejeras mucho más ruidosas que encuentran gran eco en los medios de comunicación.

"Es lógico que las personas puedan sentirse escandalizadas", ha dicho esta mañana Su Santidad en el avión que le llevaba a tierras germanas. El Papa confesó que entiende las protestas en la República Federal y quiso dejar claro que la pederastia es "un crimen".

El viaje que el Papa comienza este jueves en Alemania, hasta el domingo, será una visita clave y en un momento tremendamente difícil. Hace falta tener valor para presentarse en Berlín tras el escándalo de abusos a menores que ha afectado a numerosos colegios y seminarios católicos, al igual que a centros educativos de otras orientaciones. Pero Su Santidad ha querido dar la cara y ha plagado su agenda de encuentros populares que traen de cabeza a los servicios de seguridad.

'No es un show'

En un mensaje que la televisión pública alemana emitió el pasado domingo, Benedicto XVI advirtió: "No es un viaje de turismo religioso, ni mucho menos un 'show'. De lo que se trata es del lema de estos días: 'Donde está Dios está el futuro'. Se trata de conseguir que Dios vuelva a nuestro punto de vista, del que está ausente".

En ese mismo mensaje, el Papa encauzó las grandes expectativas ecuménicas que se ha creado debido a que se encontrará con representantes de todas las grandes religiones y muy especialmente con la dirección de la Iglesia Evangélica. Se espera una aproximación histórica entre las dos iglesias hermanas y un pronunciamiento del Papa sobre la figura de Martín Lutero que tendrá, sin duda, consecuencias teológicas.

Alejándose de los titulares

Pero Benedicto XVI parece poner el foco en la importancia de la oración y el encuentro, más que en los brillantes titulares. "No hay que esperar eventos sensacionales. El verdadero ecumenismo consiste en pensar juntos y rezar juntos, para así estar íntimamente cerca", ha dicho sobre el encuentro del viernes en el Monasterio Augustino en Erfurt, donde vivió Lutero en un tiempo en que todavía era una iglesia católica.

Dos tercios de la población alemana se reparten más o menos por la mitad entre las iglesias Católica y Evangélica. En 2010, el número de católicos disminuyó en unos 250.000 hasta llegar a los 24,6 millones. Conocedor de este estado de fragilidad y del descreimiento que se impone en la sociedad alemana, el Papa ha declarado: "Quizá al llegar me pregunten, ¿pero es que Dios existe? Y si existe, ¿se ocupa de nosotros? ¿podemos comunicarnos con él? Es verdad que no podemos tocarlo como un utensilio o tomarlo en la mano como cualquier objeto". A continuación, ha concretado su meta personal en este viaje: "Debemos redescubrir nuestra capacidad de percibir a Dios".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...