Baleares es la cuarta comunidad que recibe el aval del Supremo para reducir las horas lectivas de Religión

El alto tribunal respaldó la reducción del horario de la asignatura en Extremadura, Asturias y Aragón alegando que una hora semanal es suficiente para impartirla
El Supremo argumenta también que no se incumple el Acuerdo con la Santa Sede que exige «equiparación» de la Religión con el resto de asignaturas

Que la Religión —o su alternativa de Valores sociales y cívicos— se imparta una hora a la semana en los cursos de Primaria de las escuelas baleares es suficiente. Así lo considera el Tribunal Supremo, que este martes emitió una sentencia en la que validaba el recorte que hizo el Govern a la asignatura en el año 2016. Rechazaba así el recurso que la Unión Sindical Obrera (USO) interpuso contra la normativa que, sin embargo, fue aceptado en su día por el Tribunal Superior de Justicia de Baleares. Ese tiempo no sólo es suficiente, sino que además no vulnera el Acuerdo con la Santa Sede firmado por España en 1979. Según recoge ese texto, los centros educativos deben impartir la asignatura de Religión católica en condiciones equiparables a las demás disciplinas fundamentales. Y eso, dice ahora el Supremo, está garantizado.

Pero esta no es una postura novedosa. La realidad es que el alto tribunal lleva algunos años avalando que las comunidades autónomas que así lo consideren reduzcan la carga lectiva de la Religión en sus aulas. Y en las sentencias en las que así lo ha hecho la afirmación ha sido la misma: la asignatura no necesita más tiempo y los acuerdos con la Iglesia están siendo respetados.

La organización Europa Laica y algunos sindicatos docentes llevan tiempo insistiendo en la necesidad de que la Religión abandone la enseñanza. Pero lo cierto es que, en los últimos años, su fuerza ha crecido. Y eso se debe, fundamentalmente, a la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa, más conocida como Lomce, que aprobó el Gobierno conservador de Mariano Rajoy con José Ignacio Wert al frente del Ministerio de Educación. Como la también apodada Ley Wert la convirtió en materia evaluable y válida para el acceso a la universidad y las becas, y tradicionalmente ha sido una asignatura en la que obtener un buen resultado es relativamente sencillo, gran parte del alumnado optó por cursarla. En el año escolar 2015-2016 —cuando comenzó la implantación de la normativa—, la asignatura fue escogida por el 38,56% de los alumnos de centros públicos, un 3% más que que en el curso 2014-2015. Fue la primera subida desde el curso 2007-2008.

……….

Seguir leyendo en InfoLibre

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...