Atentado talibán contra cristianos en Pakistán deja más de 72 muertos y cientos de heridos

Un terrorista suicida ha matado a 72 personas este domingo y ha dejado heridas a decenas en un parque público de Lahore (Pakistán), según han confirmado la policía y los servicios de emergencias. 29 de las víctimas son niños. Es el ataque más mortífero de todos los cometidos este año en Pakistán.

La explosión se produjo en el aparcamiento del parque Gulshan Iqbal -a sólo unos metros de los columpios infantiles-, un parque muy concurrido a esas horas de la tarde debido a las vacaciones de Pascua.

La facción talibán Jamaat-ul-Ahrar -que ha reivindicado el atentado- ha asegurado que la minoría cristiana era el objetivo del ataque kamikaze. «El objetivo eran los cristianos que celebraban la Pascua. Queremos enviar este mensaje al primer ministro Nawaz Sharif: hemos entrado en Lahore. Puede hacer lo que quiera, pero no podrá detenernos.Nuestros terroristas suicidas continuarán con estos ataques«.

«Un suicida hizo explotar las bombas que portaba en el parque Gulshan Iqbal cerca de una zona infantil en torno a las 19.00″ hora local (14.00 GMT), expuso por su parte el portavoz policial del área, Mohamed Salim.

Los heridos están siendo conducidos a varios hospitales de la ciudad. Los trabajos de los servicios de rescate continúan y la cifra de muertos podría variar. «Hemos pedido ayuda al ejército. Los militares han llegado al lugar y ayudan a los servicios de rescate y con la seguridad», explicó Muhammad Usman, un alto responsable administrativo de la ciudad.

Un portavoz de los servicios de rescate de la ciudad, Jam Sajjad, explicó que el parque Gulshan Iqbal tiene una extensión enorme, con zona de actividades para niños y que en el momento de la explosión el lugar estaba lleno de familias que van a pasar allí la tarde los fines de semana.

El Gobierno provincial del Punjab, de la que Lahore es la capital, informó en su cuenta de Twitter que se ha declarado el estado de emergencia en todos los hospitales de la ciudad y anunció tres días de luto oficial.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó el «atroz» atentado suicida y pidió, en un comunicado, que «los autores de este atroz acto terrorista sean llevados rápidamente ante la justicia» por la matanza registrada en un popular parque de la ciudad paquistaní, entre cuyas víctimas hay numerosas mujeres y niños. El gobierno de Estados Unidos condenó el atentado como «cobarde» y «espantoso».

Pakistán sufre la violencia de la insurgencia talibán, las bandas criminales y la violencia sectaria. Lahore se encuentra en Punjab, cuna del primer ministro, Nawaz Sharif y la provincia más poblada y, tradicionalmente, más pacífica que otras zonas del país.

En 2014, Pakistán lanzó una ofensiva contra los talibán y grupos yihadistas afiliados en Waziristán del Norte, tratando de privarles de los refugios desde los que preparan sus atentados en Pakistán y Afganistán.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...