Argentina: Frente a la Catedral de Buenos Aires, un grupo de actrices pidió la separación de Iglesia y Estado

Vestidas de negro y bajo una llovizna persistente, un grupo de actrices se plantó frente a la Catedral este sábado y leyó un documento contra la Iglesia Católica. Exigieron la separación de Iglesia y Estado, y muchas aprovecharon el momento para apostatar.

Apostatar significa desligarse institucionalmente de la Iglesia Católica Apostólica Romana. Desde hace tres meses hay apostasías colectivas en distintas ciudades del país. Hasta el momento fueron entregados unos 5.000 pedidos a la Conferencia Episcopal Argentina. Los actos comenzaron en medio del debate por el aborto. A los pañuelos verdes del aborto legal se sumaron los naranjas y los negros, que piden la separación de Iglesia y Estado.

«Tenemos que poder vivir en un país laico, pero la Iglesia se mete en asuntos políticos. Se vio claramente en la presión que hizo con el tema del aborto para que no sea ley, por eso es que pedimos que Iglesia y Estado sean asuntos separados», dijo Luisa Kuliok a Clarín.

Ante la mirada de algunos turistas, casi 40 de las 400 actrices que forman el colectivo de Actrices Argentinas, ataron sus manos con una soga, en alusión a la eterna opresión y sumisión de las mujeres. Mientras, Laura Azcurra, Dolores Fonzi, Julieta Ortega, Anabel Cherubito y Jazmín Stuart fueron leyendo un texto: «Porque nos negamos a pertenecer a una institución que no nos representa, nosotras, Actrices Argentinas, apostatamos. A la mayoría se nos bautizó por decisión de los mayores. Ahora que somos responsables, y dueñes de decidir, apostatamos».

«Porque no queremos engrosar con nuestro nombre los padrones de una institución que repetidas veces se opuso a los derechos de las mujeres, a la educación sexual, al uso de métodos anticonceptivos, y que promueve el odio y la discriminación contra el colectivo LGTBIQ, apostatamos -seguía el texto-. Pese a que en Argentina deberíamos tener un Estado laico y la Constitución garantiza la libertad de culto, la iglesia recibe generosos fondos aprobados cada año por el Parlamento a través de la ley de Presupuesto de la Administración Nacional… Decimos no a estos privilegios: no al lobby eclesiástico, no al poder político de la Iglesia. Sí a la separación de la Iglesia y El estado. Y por eso, apostatamos».

Las actrices también se refirieron a lo que consideran una «manipulación» de la iglesia en los debates sociales: «La Iglesia hizo uso de las escuelas que dirige con subsidios estatales, de sus emprendimientos económicos como las clínicas privadas y de su rol de religión oficial para imponer su postura y su concepción de ‘vida’, condenando a miles de mujeres al sufrimiento y muerte por abortos clandestinos».

También resaltaron «el apoyo y la legitimación de la Iglesia católica a la última dictadura militar». Hicieron referencia a «la colaboración de curas y arzobispos en los Centros Clandestinos de Detención y bendición a los vuelos de la muerte”. Y nombraron al Papa Francisco «que compara la práctica del aborto con las perpetradas por el nazismo». «Porque estamos comprometidas con la lucha por una sociedad más justa, que repare las condiciones de sojuzgamiento de las mujeres y otros géneros excluidos del paradigma patriarcal y sus esfuerzos por disciplinar nuestros cuerpos, voluntades y deseos».

El acto terminó con una foto colectiva ante la Catedral y los cantos que ya son una costumbre: «¡Aborto legal, en el hospital!», «¡Iglesia y Estado, asunto separado!». 

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...