Ante la fiesta del 8 de diciembre en Argentina FALGBT y CAEL renuevan su compromiso con un Estado Laico

En ocasión del feriado del 8 de diciembre, creado en torno al dogma católico de la “inmaculada concepción de María”, la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT) y la Coalición Argentina por un Estado Laico (CAEL) renuevan su compromiso de seguir trabajando por la real separación entre la iglesia y el Estado, incluyendo el avance hacia un calendario de feriados que respete las convicciones de todas las personas en nuestro país y el retiro de imágenes religiosas en edificios públicos. Pedimos un compromiso decidido a las funcionarias y funcionarios públicos en este sentido, en camino a recuperar un Estado laico.

Con motivo del feriado del 8 de diciembre, fecha en que se conmemora en nuestro país el “Día de la inmaculada concepción de María”, desde la FALGBT, junto a CAEL, deseamos destacar una vez más nuestro compromiso con la construcción de un Estado laico y en especial apoyar diversas iniciativas que desde la sociedad civil se han presentado en tal sentido ante el Congreso de la Nación.

El 8 de diciembre de 1854 el entonces Papa católico de Roma, Pío IX, estableció en su bula Ineffabilis Deus que debía considerarse revelación divina que «la Santísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de culpa original desde el primer instante de su concepción, por singular privilegio y gracia de Dios Omnipotente, en atención a los méritos de Cristo-Jesús, Salvador del género humano». Esta afirmación debe ser considerada por las personas que profesan la religión católica apostólica romana como un dogma incuestionable, en función de la doctrina de la infalibilidad pontificia que el propio Pío IX definió pocos años después. Claro está, que dicha supuesta infalibilidad nada tiene que ver con los principios de nuestra Constitución Nacional, que desde 1853 garantiza la libertad religiosa a todas las personas.

En este sentido, se destaca el proyecto de la Coalición Argentina por un Estado laico, que propone sustituir el feriado nacional del 8 de diciembre, que implica celebrar un dogma de la iglesia católica,por la celebración del 10 de diciembre, en su doble rol de aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y de día insignia de la vigencia de los valores democráticos en la Argentina. Creemos que la celebración nacional de dogmas de una religión determinada nada tiene que ver con las convicciones de una sociedad democrática, y que a su vez —tal vez por la cercanía con el mencionado feriado— el día 10 de diciembre ha sido subestimado en cuanto a lo que representa para todas y todos los argentinos. Por eso acompañamos la iniciativa de lo que parece un mínimo cambio en el cronograma de feriados, pero resulta en realidad un auténtico cambio de paradigma.

A su vez, destacamos nuestro apoyo al proyecto de retiro de símbolos religiosos que la Diputada María Rachid y la Mesa Nacional por la Igualdad presentaron ante el Congreso de la Nación, que busca respetar el laicismo de Estado en todos los edificios públicos, para terminar con los privilegios de algunos sectores que históricamente han impuesto sus convicciones al conjunto de la sociedad y avanzar hacia un estado respetuoso de las creencias de todas y todos.

En ese sentido, Esteban Paulón, presidente de la FALGBT, expresó: “Hacemos un llamado a todos los funcionarios y funcionarias a retirar por propia voluntad —y por qué no, hacerlo público— los símbolos religiosos de sus despachos públicos, de salas de audiencia, espacios de atención al público, hospitales, penitenciarías, comisarías, escuelas, universidades y tantos otros ámbitos donde la naturalización de los privilegios de la iglesia católica nos impide ver la necesidad de que el Estado se muestre neutral frente a todas las convicciones y creencias”.

En consonancia, Analía Mas, secretaria de Género y Laicismo de la FALGBT, agregó: “No podemos perder de vista que el poder simbólico que se expresa a partir de la proliferación de símbolos religiosos tiene consecuencias reales en nuestras vidas, especialmente cuando se trata de grupos que históricamente se han opuesto a la igualdad del colectivo LGBT, a la equidad entre varones y mujeres, a la posibilidad de las mujeres de decidir sobres sus cuerpos y que, en fin, han sido la voz de la reacción ante los avances de derechos que logramos en los últimos años y buscamos consolidar en los que vendrán. Aún así, queremos reconocer a sectores religiosos que, aunque minoritarios, muestran día a día un claro compromiso con la igualdad y con el respeto pleno a los derechos humanos”.

Finalmente, Alejandro Nasif Salum, representante de la FALGBT en CAEL, expresó: “Cuando vemos que el Estado argentino destaca la fecha en que un papa del siglo XIX declaró el dogma de la inmaculada concepción —el mismo papa que años después se autoproclamó infalible— y que no se le da, en cambio, la jerarquía que merece un día como el 10 de diciembre, vemos hasta qué punto el clericalismo, sobre todo a lo largo de las dictaduras militares, pero también en democracia, ha permeado las instituciones. Esto nos debilita como Nación: nuestros y nuestras gobernantes deben dejar de buscar legitimarse en el poder divino y sentar las bases de una institucionalidad que fortalezca un Estado realmente moderno, laico, respetuoso de la diversidad de creencias y convicciones de todas las personas”.

autoridades Salta_Argentina procesión Inmaculada

Autoridades de la provincia de Salta_Argentina en la procesión de la Inmaculada

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...