Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Algunos estados de EEUU ya debaten limitar el acceso a los anticonceptivos

El reciente debate sobre la posible prohibición del aborto también plantea dudas sobre si los estados podrían endurecer su regulación de los anticonceptivos, algo que los opositores opinan que son como “medicamentos que causan el aborto”

Como ya informábamos hace unos días, casi medio siglo después de la sentencia del Tribunal Supremo de EEUU que reconoció el aborto como un derecho, el alto tribunal está listo para revocar la histórica decisión de 1973 Roe v Wade, según un borrador filtrado a la prensa. Antes de la sentencia de 1973, treinta estados de los 50 que conforman EEUU tenían leyes que prohibían el aborto en cualquier momento de la gestación.

En la práctica, esa derogación supondría la libertad de los Estados para decidir sobre los derechos reproductivos de 166 millones de mujeres. Algunos ya han decidido que cuando el fallo definitivo llegue las leyes promulgadas por todo el país por gobernadores de signo republicano en los últimos meses entrarán en vigor inmediatamente.

Si el Tribunal Supremo de Estados Unidos revoca su histórica decisión de Roe v. Wade (1973), que garantiza el derecho al aborto en todo el país, es probable que aumente la demanda de píldoras abortivas, que pueden recetarse a través de visitas de telemedicina en línea.

Si una mujer vive en un estado en el que el aborto es ilegal podría viajar a un estado en el que es legal, realizar una visita de telemedicina y recibir la medicación por correo en una dirección de allí, es decir, crecería el «turismo abortivo» hacia los estados que continuasen permitiendo el aborto.

Además, las mujeres de los estados que reprimen el aborto por telemedicina han recurrido a pedir píldoras por internet y, aunque la práctica no sea legal, las autoridades estatales han dicho que no tienen ninguna forma eficaz de controlar los pedidos de médicos y farmacias extranjeros.

El reciente debate sobre la posible prohibición del aborto también plantea dudas sobre si los estados podrían endurecer su regulación de los anticonceptivos, algo que los opositores opinan que son como «medicamentos que causan el aborto».

A pesar de que el borrador filtrado del Tribunal Supremo que anularía Roe v. Wade y el derecho al aborto no indica que la Corte revisaría decisiones pasadas sobre el control de la natalidad, algunos expertos legales han expresado su preocupación de que los jueces puedan aplicar el argumento para revocar Roe para limitar el acceso a los anticonceptivos.

Griswold v Connecticut

El fallo del Tribunal Supremo en Griswold v. Connecticut marcó el comienzo de una era de cambio para los derechos sexuales y reproductivos en EEUU al dictaminar que los estados no tenían derecho a prohibir la anticoncepción para las parejas casadas, algo que allanó el camino para la legalización del control de la natalidad para parejas no casadas y, en última instancia, Roe v. Wade y el aborto seguro y legal.

Si el borrador sale adelante, Griswold estaría en peligro. El juez Samuel Alito en su proyecto argumenta que el derecho al aborto no está explícito en la constitución y, de la misma forma, la anticoncepción tampoco se menciona específicamente en el texto, por lo que las interpretaciones estrictas de los derechos podrían excluirlo.

A pesar de que Alito asegura que leyes similares son seguras porque no se tratan de cuestiones «morales» como dice que es el aborto, no hay razón para que la misma lógica no se pueda aplicar a otras decisiones legales, dicen los expertos.

Luisiana: aborto=homicidio

Tal y como recoge Magnet, Luisiana ya avanzó esta semana un proyecto de ley que clasificaría el aborto como homicidio. Los opositores a la propuesta señalaron que la legislación técnicamente también podría criminalizar algunas formas de control de la natalidad.

Blake Masters, un candidato republicano al Senado que se postula con una plataforma antiaborto en Arizona, también apunta al caso que estableció el derecho de acceso control de la natalidad en la web de su campaña.

Y mientras los habitantes de Idaho planean un futuro sin derecho al aborto, un destacado republicano en la Cámara de Representantes apoyaría la celebración de audiencias sobre legislación que prohíba las píldoras abortivas y las píldoras del día después. Brent Crane, republicano por Nampa, dijo que celebraría audiencias sobre la legislación que prohíbe la anticoncepción de emergencia y las píldoras abortivas.El derecho a acceder a la anticoncepción podría adoptarse bajo estrictas leyes de aborto, tanto en las nuevas leyes como en las leyes estatales más antiguas. Los defensores contra el aborto han señalado que ciertos métodos anticonceptivos, como el Plan B y ciertos dispositivos intrauterinos como el DIU, funcionan como abortivos porque pueden prevenir la implantación de óvulos fertilizados, pero sin implantación no hay embarazo, por lo que estos medicamentos no pueden interrumpirlos.

Aun así, es posible que algunos estados, a los que les gustaría prohibir el aborto desde el momento de la concepción, es decir, antes del embarazo, procesen penalmente a las personas que brindan anticonceptivos que afirman que son abortivos.

Total
10
Shares
Artículos relacionados
Total
10
Share