Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Alemania se lía con la circuncisión

Un tribunal germano solivianta a musulmanes y judíos al cuestionar el derecho a cortar el prepucio de los niños «por razones de fe»

Uno de cada cuatro hombres en el mundo está circuncidado, bien por motivos religiosos o médicos. Sin embargo, los jueces alemanes parecen tener un problema al respecto. Quieren castigar a todos aquellos que, por razones de fe, retiran el prepucio que cubre el glande a los menores de edad. La circuncisión en la comunidad judía no es una costumbre cualquiera. Es el símbolo central de la unión del pueblo de Israel con Dios, por eso los seguidores de Yahvé en Alemania han puesto el grito en el cielo. Ahora bien, todo comenzó cuando un niño musulmán fue llevado de urgencia al hospital tras una de estas intervenciones, y es que la fidelidad a Alá también exige cortar en zona tan delicada, según la tradición. Entonces se activaron las alarmas de la Fiscalía, que llevó el caso ante la Justicia.
 
Un tribunal de Colonia no ha dudado en tachar la circuncisión religiosa de menores de edad como «ilegal» porque supone «un daño punible». Según el juez, el derecho de poder decidir por sí mismo del niño pesa más que la libertad religiosa. Para los musulmanes y judíos, la sentencia resulta indignante. «Es contraria a la integración y discrimina a los implicados», bramó el presidente de la comunidad del Islam, Ali Demir. Por su parte, el Consejo Central de los Judíos ha considerado el veredicto «un acto inaudito e insensible».
 
Beneficios higiénicos
Tanto uno como otro han recordado asimismo los beneficios higiénicos de la operación, avalados por la propia Organización Mundial de la Salud. A su modo de ver, el veto traerá consigo un «turismo de circuncisión» en los países vecinos de Alemania.
 
En medio de tanta polémica, la comunidad católica se ha puesto de parte de judíos y musulmanes en el país de Merkel. La Conferencia Episcopal germana ha criticado la decisión del tribunal por ser «sumamente extraña», además de un ataque contra la libertad religiosa y contra el derecho de los padres de educar a sus hijos. «No se ha comprobado que la circuncisión dañe el bienestar del niño. Tampoco impide que el chaval pueda decantarse por otra confesión religiosa cuando sea mayor», razona la cúpula de la Iglesia católica alemana.
 
No obstante, el tribunal de Colonia lo ve de otra forma y se mantiene en sus trece: «La modificación es contraria al interés del menor y, además, los derechos de los padres no se ven vulnerados si esperan a que el crío sea mayor».
 
El debate está servido. En una encuesta realizada por el diario alemán 'Taz', dos tercios de sus lectores aplauden la prohibición. En el 'Süddeutsche Zeitung', la discusión ha quedado en tablas: unos dicen que «el Derecho debería estar por encima de la Biblia, el Corán o el Torá» y otros piensan que la circuncisión «no supone daño». Habrá que esperar también para ver si los jueces alemanes dejan a la comunidad judía y musulmana hacer lo que quieran con sus partes o si se las piensan tocar.

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Total
0
Share