Al Qaeda lapida a una mujer yemení tras acusarla de adulterio

Los islamistas han aprovechado el caos de la guerra para hacerse fuertes en ciudades como Moukalla y aplicar su ley

Dos miembros de Al Qaeda han lapidado a una mujer en Yemen tras haber sido acusada de cometer adulterio y prostitución en la ciudad de Moukalla, en el sureste del país, bajo control yihadista. Son varios los testimonios que han dado cuenta de la lapidación, una práctica para nada habitual en Yemen.

Hombres armados, según el relato de los testigos, han colocado a la mujer en un agujero situado en el centro del patio de un edificio militar y la han lapidado hasta darle muerte en presencia de decenas de habitantes de Moukalla, capital de la provincia yemení deHadramout, que está bajo control de los islamistas radicales desde el pasado mes de abril. Los yihadistas aprovechan el caos en el país generado por la guerra para ir haciéndose fuertes en pueblos y ciudades.

Este ha sido el caso de la ciudad de Moukalla, donde, tras imponer su ley, los yihadistas celebraron un juicio el pasado 8 de dieciembre en el un tribunal islámico llegó a la conclusión de que la mujer casada lapidada el domingo había cometido adulterio.

PROSTITUCIÓN Y HACHÍS

Las redes sociales han dado cuenta de que los jueces adujeron en su sentencia que la víctima, además de cometer adulterio, ejercía la prostitución y consumía hachís.

No hay documentos gráficos que acrediten la ejecución porque, tal y como ha explicado un periodista yemení, hombres armados se encargaron de impedir que se hicieran fotografías.

«Es la primera vez que vemos una cosa así en Moukalla», explicó un testimonio para abundar en que prácticas como la lapidación son muy raras en Yemen. Las tensiones se han desatado entre los habitantes de la ciudad y los yihadistas de unos meses a estar parte por diversos motivos, entre otros, la destrucción llevada a cabo por los islamistas de antiguas tumbas y pequeños mausoleos sufís. Se trata de tumbas con más de 300 años de antigüedad que pertenecieron a mandatarios religiosos muy conocidos, por lo que ha provocado la cólera de la población.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...